Postales de Feminidad Empoderada con Triumph y Tania

by

El triunfo de nuestra época: el empoderamiento de mujer. Todo empoderamiento es contextual, particular.

Lo que empodera a una mujer pertenece a su amalgama individual. Un gesto, invisible pero palpable; una pieza, asertiva pero confortable; un rito, solitario pero en sintonía con sus necesidades.

Lo cierto es que empoderamiento, en lenguaje femenino, significa, sobre todo, tener la maravillosa osadía de llevarnos en nuestros propios términos, de escuchar nuestro fuero interno e invisible, de crear gestos y acciones que estén en sintonía con nuestras características más reales. Empoderada es la mujer que actúa y vive al ritmo de su autenticidad. De qué hablamos cuando hablamos de empoderamiento femenino. A qué se refiere ese término tan omnipresente, al parecer tan manoseado. Por momentos parece hablar, para algunos, de un reclamo de poder que se confunde con dominación. Pero la palabra empoderamiento tiene todo que ver con cómo, durante siglos, las mujeres tenían vidas restringidas, hechas solo para la apariencia, destinadas a ser sobre todo, decorativas.

Empoderamiento se refiere a un proceso largo y complejo donde las mujeres han asumido la posibilidad de tener vidas más libres, de poder dedicarse a oficios que les eran prohibidos, de ser más que modelos limitantes, y sobre todo: de tener agencia sobre sus vidas. Tener esa agencia implica conocerse, ser fiel a sí misma, aprender a escucharse, juntar las piezas de su individualidad y escoger siempre la autenticidad.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *