EL DIARIO: Vanessa Rosales, la última palabra en moda

by

 

“La moda es el espejo de la cultura del entorno donde se desarrolla”.

 
Las palabras se quedan cortas para describir a Vanessa Rosales. Es escritora, consultora de estilo y cultura, experta en historia y teoría de la moda, periodista, columnista, editora de moda y es considerada la mejor pluma del país en temas de moda. Vanessa participó esta semana en una tertulia en el centro comercial Pereira Plaza y dictó una conferencia en el marco de Eje Moda 2017, donde presentó su libro “Mujeres vestidas”. Esta cartagenera es graduada en filosofía e historia de la Universidad de los Andes y con estudios de Maestría en Periodismo en la Universidad Torcuota di Tella, ha laborado en prestigiosos medios como La Nación de Argentina, las revistas Semana, Cromos, Diners,  Caras y Vogue Latinoamérica, el periódico El Heraldo y actualmente edita el blog de femenidad y estilo de la marca Naf Naf y es cofundadora de Inédito, un medio digital especializado en modas.

¿Cuál fue su motivación para investigar en temas de moda?
Redimir un tema que fue largamente estimado como femenino por ende frívolo, secundario y banal, reivindicarlo como un tema digno de escrutinio intelectual. Desde pequeña siempre me incliné por entender cómo se relacionan el tiempo y la estética, es decir como cada tiempo va esculpiendo una estética particular y lo que eso implica en la feminidad, lo que significa ser mujer en cada momento. Mi libro “Mujeres vestidas”, tiene la intención de sembrar una semilla, para pensar y escribir la moda de una manera que se salga un poco del rótulo de la guía de vestimenta y estilo y que sea un poco mas histórica y teórica.
¿En que medios escribe actualmente?
Soy independiente, he tenido una trayectoria significativa, pero en estos momentos estoy centrada en el proyecto de escritura que es fortalecer el género ensayístico alrededor de la moda en Colombia.
¿Cuál es la diferencia de escribir para Colombia y otro país?
La moda, entre sus muchas funciones, tiene la habilidad de ser un espejo de la cultura donde se desarrolla, y en Colombia la moda nos está mostrando muchas cosas acerca de nuestra cultura a modo de información y nos revela cosas como por ejemplo como ha habido un boom gracias a las tecnologías digitales y la llegada de la moda rápida, pero como sigue habiendo un desprecio hacia lo que se considera moda popular todavía. Entonces es una manera fascinante de bucear nuestras aguas culturales.
¿Cómo recibió ser llamada la “crítica de moda más odiada pero también la más amada”?

Fue halagador, creo que mantengo esa posición. Hay muchas personas que respetan y se adhieren a mi trabajo así como hay otras que no tiene mucha simpatía hacia mí, pero haber sido nombrada de esa manera significa que de alguna manera estoy sembrando una mirada crítica hacia un tema como la estética y el vestido.

¿Porqué comprar el libro de “Mujeres vestidas”?
En todas las librerías principales del país, en algunas grandes superficies, en los aeropuertos, se puede pedir en línea. Y sobre todas las cosas comprarlo para entender que la moda más que un tema del entretenimiento es una fuerza de la cultura.
¿Cuál es el mensaje  en cuanto a la femenidad y el estilo?
Nunca olvidar que las libertades que tenemos hoy son absolutamente inéditas y se nos antojan tan naturales y normales que a veces no las valoramos. Una de esas grandes liberaciones que tuvimos fue no hacer de la estética y apariencia física nuestra gran fuente de identidad. Creo que de cierta manera las redes nos están llevando hacia una regresión de eso, un exceso de apariencia que puede obnubilar o entorpecer otros aspectos de la identidad femenina. Nunca pierdan de vista lo mucho que se ha luchado para obtener esta libertad y deshacer muchos estereotipos en torno a la feminidad.
¿Cómo logra ser vestida por la marca Salvatore Ferragamo?
Me contactan y me ofrecen la posibilidad de llevar su colección primavera-verano para los diversos eventos que tenía y el año pasado dicté una conferencia vestida de esta marca y hace unos meses aparecí en Colombia’s Next Top Model en donde también usé un vestido de la colección otoño-invierno.
¿Cómo vé la oferta académica en moda en Colombia?
Está en un estado muy incipiente. Lo que ha pasado en los últimos años es que la moda se ha vuelto una gran moda y ha habido un gran boom, eso ha hecho que se genere un interés inédito y que se empiecen a generar la necesidad de crear espacios académicos. Estamos en un momento embrionario es decir, apenas empezando a forjar lo que puede llegar a hacer una academia de moda en Colombia.
¿En que nivel está el país en cuanto a propuestas de moda?
La persona más brillante en materia de moda no vive en Colombia, y no comercializa mucho en este país, Carlos Polite de la firma  Polite, que tiene una mirada más artística en torno a la moda. Han habido unos casos de gran orgullo y creo que los colombianos hace 10 o 15 años no nos imaginamos tener a dos diseñadoras como Pepa Pombo y Johanna Ortiz, en Bergdorf Goodman, tienda icónica de New York. Colombia se mira como un país que genera propuestas estéticas que están siendo utilizadas por editoras y mujeres que sobresalen en la moda global.
¿Qué retos cree tiene Colombia como país en cuanto a moda?

Muchos, Colombia siempre ha querido ser moderno y hoy en día es un país que aspira ser global. Con frecuencia se quiere imponer el ideal al cual tienen acceso muchas personas que salen, que viajan, que están expuestas a las redes sociales, a una masa de personas que en su mayoría tienen acceso a otras cosas. Se necesita estudiar más la moda contextualmente y entender esos ideales estéticos que muchos desprecian y que se asocian, por ejemplo, a lo narco.

Hay que tener mucho cuidado con esa palabra por que las mujeres que se adhieren a esa estética no se asocian conscientemente con nada que ver con el narcotráfico, han heredado una estética femenina y el gran reto es entender que si bien han habido unos casos de éxito significativos, hay que ver cómo se mantienen en el tiempo. Así mismo, tomar nuestros elementos locales para crear alquimias creativas y un lenguaje más global y también estudiar el contexto de los ideales estéticos locales y respetarlos.

 

¿Cuál fue su trabajo como asesora del Concurso de Belleza?

Cuando entré al Concurso Nacional de Belleza como asesora, hice una investigación exhaustiva de lo que significaba cultural e históricamente este concurso en nuestro país, que es la institución estética mas antigua con mas de 80 años, que fué durante muchas décadas la única gran plataforma de moda que tuvieron los colombianos en una época donde solo se tenían tres canales de televisión y es gran momento lúdico de mujeres bellamente vestidas se situaba en el reinado.

Pero a partir de los años 90, eso empezó a cambiar, por que se profesionalizó la industria del modelaje por que ya las señoritas de ciudad no eran las que participarían del reinado sino que entró el tema del narcotráfico, y cómo Raimundo Angulo trata de deslavar todo tipo de relación entre concurso y el narcotráfico y por ende las uniformó.

Y cuando yo entré al concurso la idea era crear una serie de uniformes que eran muy difíciles por que son mas de 20 candidatas en el mismo número de eventos por lo general, entonces en ese momento estaba muy metida en un trabajo del Caribbean Chic, pero que fuera más sobrio, más limpio y conectado con lo global guardando la proporción de que eran uniformes  y también tuve la oportunidad de vestir a la Miss Universo 2014-2015, que con ese cuerpo se hace mucho más fácil asesorar a una mujer

No tags 1
1 Response
  • Cristina Cordoba Angel
    June 14, 2017

    Hola Vanessa, soy Cristina Cordoba Angel, actualmente estoy estudiando Fashion Management en NY. Te escribo básicamente para preguntarte que libros me recomiendas para empaparme más de todo esto.

    Amo tu trabajo. Eres una total inspiración!

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *