Minifalda

by

Usemos la minifalda para entender algunas cosas sobre el feminismo y más aún, sobre el empoderamiento femenino.

Poder mostrar las piernas fue una libertad importante en la vestimenta de las mujeres. Una posibilidad revolucionaria que coincidía con un ambiente más amplio donde, por primera vez en la historia, se veneraba la juventud y sus estéticas.

Mostrar las piernas coincidió con importantes momentos de la Liberación Femenina (que estaba rodeada, además, por todo el movimiento de libertades que burbujeó en los 60). Llegar allí, a que las mujeres pudieran andar por ahí mostrando las piernas, tiene como antecedentes una evolución que tiene todo que ver con algo más en la vida femenina: lo que las mujeres podían hacer o no. (Si podían hacer deportes libremente, si podían moverse por la ciudad, si podían desplazarse con la agilidad). La minifalda, que en ese momento representó como un auge de liberación – que las mujeres pudieran escoger libertad de movimiento – se veía muy distinta unos años después. Muchas mujeres en proceso de liberación escogieron, en los 70, la maxi-falda, como una forma de evitar lujuria, para no ser valoradas por su apariencia física.

Entonces, lo que en un momento fue símbolo de libertad, luego fue visto como una limitación.

El empoderamiento femenino cambia de foco según el momento, el lugar y los temas que lo tocan. ¿Usar minifalda es querer invitar la mirada masculina? Tal vez la del hombre de los afectos pero no la mirada callejera y colectiva. ¿Las mujeres que usan minifalda no pueden ser feministas? ¿En serio estamos preguntando eso? ¿Una mujer empoderada puede sentirse cómoda en minifalda en ciertas circunstancias y en otras no.
Una de las cosas más urgentes que tenemos por notar es que no existe un solo feminismo.
Existen muchos. Una de las cosas más necesarias ahora es entender que el empoderamiento de las mujeres tiene mucho que ver con: la individualidad, el momento, el propósito, los objetivos, el temperamento, las ambivalencias y la humanidad de la mujer misma.

Lo que nos ha liberado puede verse, desde otro prisma, en otro momento, como opresión. Varía el sentido y el significado.
Así pasa con el empoderamiento.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *