Ser Mujer en Colombia

by

Ahora sí, hablemos sobre lo que significa ser mujer en Colombia.

Desde la perspectiva tanto de hombre como de mujer.

Sucede con frecuencia que ambas palabras machismo y feminismo producen rechazo y respingo. Que las feministas exageran, se dice, que sus afirmaciones son inflamadas expresiones de paranoia. Los hombres se ofenden ante la noción de ser machistas, y muchas mujeres, al serlo también, retroalimentan muchos estereotipos.
Algunos creen que feminismo y machismo son dos caras de una misma moneda – cuando el primero es realmente una reacción al segundo. Ojalá más hombres entendieran que las cosas que ellos tienen desde el comienzo de los tiempos son novedosas en el mundo femenino. Lo dice la historia; no una fantasía de persecución.
Pasa que el discurso feminista se auto-referencia muchísimo; empoderar a las mujeres es vital pero tal vez se necesita hablarle más a los hombres; invitarlos más a tratar de que imaginen cómo es eso de ser mujer y por qué algunas insistimos en que hay muchos temas difíciles y no resueltos. Que el machismo no es un invento sino una tradición larga, tangible en las historias del poder y la religión.

Por ejemplo: Eva no fue la primera mujer. Eva, el origen del mal, el portal al pecado, la que fue extraída de Adán, el ser secundario. La primera mujer fue Lilit, la rebelde, la que no quiso aceptar que solo Adán durmiera en la cama y en ella en suelo. Símbolos, metáforas, realidades. Lilit resistió tanto que desvaneció y la mujer bíblica, nuestro primer referente, es aquella que sale de una costilla, cede a la tentación e inaugura todos los males que existen. Breve explicación para algo muy diciente sobre cómo se nos ha enseñado qué es una mujer.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *