Estereotipos

by

 

¿Cuántas de nosotras no hemos sentido el peso de los estereotipos? ¿Cuántas no hemos sentido, debido a los códigos que asumimos en nuestro contexto particular, que debemos vernos de cierta manera, comportarnos según ciertos límites, ser y hacer según determinadas expectativas? ¿Nos hemos preguntado de dónde provienen loa estereotipos que “debemos” llenar, actuar o seguir? Vivimos en un tiempo donde las liberaciones del último siglo están dándonos a las mujeres un momento singular para redefinir modelos, esquemas y estereotipos con los que crecimos.

Son tantos los formatos que repetimos porque se asientan en nuestro subconsciente desde niñas; porque los vemos repetidos en nuestro paisaje inmediato; porque son los patrones regulares en los demás – que a veces no cuestionamos si un estereotipo en particular si compagina verdaderamente con nuestra identidad esencial.

Y esos estereotipos no son solo femeninos. (Voz aniñada, constante alegría, acciones en aras de complacencia a la mirada masculina, frivolidad para agradar). Estamos en un tiempo donde podemos redefinir también estereotipos en el amor, estereotipos masculinos.
Y mi invitación siempre será para que ustedes, mujeres, piensen en esos estereotipos que sus lugares les han impuesto; los que pone la mirada masculina; los que repetimos porque es lo que hacen los demás.
Y también, vigilar si esos contenidos digitales que absorbemos en nuestro día a día refuerzan estereotipos femeninos que nos desconectan del poder femenino; que nos alejan de todas esas cosas que siguen siendo novedosas en el mundo femenino.

No olviden lo recientes que son los logros del feminismo; apenas están decantando sus consecuencias, apenas estamos asimilando esos poderosos ritmos.
Para ser todo lo que pueden, cuestionen los estereotipos.

En el amor. En la feminidad. En la masculinidad. En todo lo que limita.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *