Raf, desde las orillas

by

rafff

Por: Adela Cardona

“Todos los que ya están metidos en la moda, ya están demasiado metidos. Ya no pueden cambiar el switch” dijo Raf Simons –diseñador de su marca homónima y actual director creativo de Calvin Klein– en una entrevista para Joyce.

Y quizá ese es, precisamente, el secreto de su éxito: diseñar desde las orillas, desde esa frontera que le permite observar el sistema, sin rendirle pleitesía a los dioses de la Moda y el mercado. Simons, como Kawakubo, o Margiela –cuyo show de 1990 le mostró las posibilidades conceptuales y emocionales de la ropa–, entiende que el proceso creativo necesita de exploración emocional interna y tiempo para incubar, para devenir en algo “que importe, en este mundo tan lleno de cosas” (Fury, 2016).

Diseñador industrial de profesión, nacido en Neerpelt en 1968, Simons no tuvo acceso a la cultura global de manera ubicua como la tenemos ahora. Su ciudad era pequeña, no habían galerías o cines, por eso la música y el cover art se volvieron fuentes de inspiración que han salido a la luz en sus colecciones. Él coge referencias de la cultura underground, de la historia, de la americana, del arte y la música; y estira sus límites y significados para hacerlos decir algo más, para hacernos sentir algo más.

Este es el caso de su colección “Closer” SS03, que bebió de las aguas del cover art diseñado por Peter Saville para bandas como New Order, Joy Division y Kraftwreck. En ella hizo converger las flores de New Order, con las ondas de Joy Division en parkas –verde militar, negro y camel–, con códigos del uniforme preppy –como los sacos en V– y sacos cuello tortuga que recuerdan al movimiento beatnik.

Su apropiación de los códigos es la de aquel que sabe de dónde vienen pero que no le importa romperlos y hasta rasgarlos -literalmente-. La americana, por ejemplo, se estira hasta llegar a siluetas oversize con terminaciones deshilachadas, carcomidas. Los sacos de bachiller con las mangas extra large y su ruina –marca indeleble del paso de tiempo–, pueden verse como una forma de hacernos enfrentar miedos primigenios como aquel a lo abyecto, a lo que no tiene límites claros. Es el resultado de una pesadilla, plasmado en su colección FW 2016. Lynch, los boy scouts, el oversize de Margiela, los pantalones skinny, todo se junta para crear una silueta a la que el hombre, después de la Gran Renuncia, con sus trajes clásicos no está tan acostumbrado. Este no es el hombre Armani o Savile Row, tampoco no es el dandy moderno del street style de Pitti Uomo. Es más bien la parte podrida del retrato de Dorian Gray.

Y es que esa es una de las realidades a las que nos vemos avocados hoy. La pesadilla de Simons nos señala la propia, que se vive entre ataques “terroristas” en Europa, la guerra en Siria, la posibilidad de que Trump suba al poder, pero no de forma panfletaria. Su estética simplemente nos espabila ante la realidad, al adentrarnos en las profundidades de sus terrores nocturnos interiores. “Me gusta hacer cosas hermosas –dijo sobre esta colección– pero también es interesante lo raro, lo oscuro. Aquello que sale mal”. Él atrapa así el aroma del momento, esa incertidumbre latente, ese mundo de lo extraño que vivimos hoy. Quizá es por eso que tiene tras de sí a una audiencia que lo sigue como si fuese un culto.

Lo siguen en su movimiento por la “interzone”, en la que hace converger perfectamente disciplinas, espacios, tiempos, culturas de la juventud, arte, moda y otras maneras de acercarse a la masculinidad con las siluetas desdibujadas, de una forma que no ahoga nuestros sentidos. Lo suyo no es el bricolaje, ecléctico y maximalista, de Michele para Gucci. Su estética, que agarra de todos lados, se acerca más al patchwork y el DIY del punk.

En su última colección, SS 2017, por ejemplo, usó como base la obra de Mapplethorpe: otro outsider que retrataba la escena gay, S&M en los setenta y ochenta. Su forma de apropiarlo no fue literal. Mapplethorpe no solo está en las fotografías suyas que puso sobre cada look; también está en el uso del cuero, la paleta blanco y negro, las rayas y el estilismo de los modelos que asemeja los autorretratos del fotógrafo. Esto, sin dejar atrás sus códigos propios como las mangas oversize, los sacos con terminaciones raídas, el acento en la cintura masculina y los pantalones ajustados. No fue una reverencia a Mapplethorpe, fue Simons conversando con él. Así como su paso por Dior no fue una copia de los archivos, sino su forma de interpretarlos.

Diseñar para una casa como Dior, sin terminar haciéndole un altar a la marca y a su creador, fue una hazaña que necesitó, entonces, de un orillero como Simons. Alguien intrépido, sin miedo a distender los códigos de la marca al máximo. Así, su paso por ella le dio una dirección nueva a la casa, una dirección moderna con códigos del vestuario masculino, siluetas geométricas, medievalismo mezclado con futurismo, y arte contemporáneo.

Una visión nueva pero fugaz. Un espíritu como el de Simons: ferozmente independiente y que aboga por la individualidad, no podía mantenerse en posición de atlante sosteniendo el pesado mundo de Dior por mucho tiempo. Y el tiempo es la palabra clave, porque en una época cada vez más vertiginosa poder parar, pensar, crear y contemplar es el máximo lujo.

Y ¿qué hacen los diseños de Simons sino obligarnos a parar y mirar más de cerca? ¿Qué hacen, si no es llevarnos a indagar los límites de nuestro cuerpo, de la realidad y el sueño, del género, la calle? Raf Simons nos hace parar a mirar unos segundos más, antes de pasar hacia la siguiente imagen de instagram o snapchat, porque hay algo que nos perturba de los huecos de los sacos, del hecho de que acentúe la cintura masculina subiendo el largo de los chalecos, de que los pantalones siempre estén o muy pegados o muy anchos, siempre en el límite, nunca completamente acoplados a lo que se supone que deberían ser. Y esa es precisamente la magia de Simons, que nunca es ni hace lo que se espera que haga, su espacio creativo y vital es el intersticio, la orilla.

raf-simons-dior-aw12-haute-couture-sterling-ruby 1raf4 raf5 _RAF0709 1485505769569318572 RAF_0269.1366x2048 RAF_0388.1366x2048 RAF_0455.1366x2048 shutterstock_404330344_1 _RAF0019 _RAF0151 _RAF0259 raf tumblr_lm66p6bRjS1qcipy4o1_500 _RAF0309 raf1 _RAF0359 raf2 _RAF0585 raf3

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *