LIBROS PARA LEER EN ESPAÑOL

by

No es un top de libros directamente ligados a la moda o al estilo, pero sí una pequeña selección con mucha energía femenina.

Vanessa Rosales

Los adoradores del estilo saben que su fervor trasciende el universo de las ropas bonitas y que se puede extender con la misma facilidad al universo de los objetos bellos (nuevos o antiguos). Saben también que la pasión por la belleza puede cubrir ese vasto paisaje de los libros (objetos hermosos, en apariencia y sustancia también).

Una de las librerías que con más frecuencia deambulaba quien esto escribe, en una de esas callecitas adoradas de Soho, en Nueva York, tenía – en un baño oscuro y subterráneo – una frase en la pared que resume una sensación que tienen quienes encuentran refugio y vida en los libros: “Fueron los libros los que me enseñaron que aquellas cosas que me atormentaban más eran las que más me conectaban con todas las personas que están vivas o que han estado vivas”.

Los libros son, entre tantas cosas, una forma de conexión. Con nuestra soledad y fuero íntimo, con nuestras honduras, con nuestros pálpitos mentales y nuestros apetitos personales. En las instancias de melancolía juvenil, pueden existir como compañías que alcanzan nuestros sueños y que permanecen como estelas en los momentos en que los soltamos e interrumpimos. Una frase puede concedernos un dardo vivificador y hacernos sentir, al fin, que existen palabras para aquello que en nosotros no había encontrado forma de verbalización. Un libro puede reparar nuestra soledad cuando hay rotura en el pecho que nos habita. Nos puede regalar un espejo de lo que ansiamos conocer o vivir.

En los últimos años, volcada a la reflexión de la moda, el estilo y el vestir, mi hábito de lectora se ha colmado de libros que rondan la historia y la teoría. Pero la mayoría de los libros que tratan esos temas y que he consumido se encuentran en inglés y no en español. Quise entonces evocar un manojo de libros que en nuestro idioma pudieran reverberar con las mujeres que generosamente me leen día a día. Y el resultado es esta pequeña selección que si bien no transita exactamente por el universo del estilo y del vestir sí toca otro gran tema frecuente en mi propia pluma y reflexión: la feminidad. Lo que significa ser mujer es un lema que atraviesa mis palabras escritas y mi propia biografía.

Una amorosa selección para ustedes que me leen.

IMG_7733

  1. Correo FemeninoClarice Lispector

 

El nombre de Clarice evoca para mi una singular manera de narrar, con aire taciturno, los silencios y las complejas cavilaciones de la experiencia femenina. Una narradora del entredicho. La prosa de Clarice es extraña y a veces ajena, cargada de cúspides poéticas y angustias que serpentean lo que observa y describe. Pero este libro en particular no nos revela a esa Clarice, honda y figurativa, no se trata de la Clarice novelista sino de un libro que compila su faceta como escritora periodística, que en la década del cincuenta consignó una serie de columnas semanales y femeninas, dirigidas – como era común en esa época -, a mujeres domésticas, señoritas trabajando en conquistas y que trataba (a veces con un ánimo que raya en la filosofía) lo que eran las vanidades, los asuntos, y los temas que concernían a las mujeres del Brasil de su momento. Hay momentos de goce y entendimiento lúcido de lo femenino, mientras que otros momentos se sienten alentados por cierta incomodidad, cierta extranjería ante el tema que le concernía.

Pueden leer un perfil que escribí sobre Clarice hace unos años para Arcadia aquí:

http://www.revistaarcadia.com/especiales/feria-internacional-del-libro-de-bogota-2012/articulo/la-extranjera/28112

[line]

IMG_7734

 

  1. En diciembre llegaban las brisas, Marvel Moreno

 

Verbalizar el significado personal que tiene este libro para mi es un reto que no podré condensar en estas breves palabras que las invitan, con urgencia, a leerlo cuanto antes. Marvel Moreno fue una fémina salida de mi ciudad colombiana favorita – Barranquilla – y que tuvo condición de observadora penetrante aún estando sumergida en las tradiciones de la feminidad de su Caribe (llegó a ser incluso una de las figuras más emblemáticas de la ciudad, Reina del Carnaval). Pero esa posición lúcida fue la que impulsó su partida definitiva a París, de donde no volvió nunca más.

Este libro es una dolorosa, bella, poética y meticulosa radiografía del machismo con estirpe de Atlántico colombiano. Algunas de ustedes pensarán en sus abuelas, en sus madres, en sus amigas e incluso en ustedes mismas. En diciembre llegaban las brisas guarda una cualidad que traza en mi esa adormilado hechizo que fue, a los quince años, leer por primera vez Cien Años de Soledad, una gracia narrativa que se mueve entre la fantasía y la minuciosa realidad. Es mi convicción de que todas las mujeres en Colombia deberían tenerlo, leerlo, transmitirlo, y repetirlo. La fuerza de los retratos de lo femenino sólo podrán ser plenamente comprobados cuando llegue a sus ojos y corazones este libro.

[line]

IMG_7732

  1. La Tercera Mujer, Giles Lipovetsk

Lipovetsky es, sin duda, uno de mis pensadores favoritos. Su obra Tiempos Hipermodernos está en el corazón de mis teorías sobre moda y tecnología. Como buen francés, Lipovetsky nunca ha escatimado en otorgarle a los temas de la moda un lugar de reflexión teórica y sostenida. Algunas de ustedes reconocerán su nombre porque evoca ensayos bastante célebres sobre la moda contemporánea.

Este libro, sin embargo, es un análisis de la feminidad en los capítulos póstumos del feminismo. Y para entrar en ese terreno, Lipovetsky lo hace usando prismas como el amor, la seducción, la belleza, la estética, el trabajo, el poder, la familia – esos ejes vitales que conciernen a tantas mujeres que hoy gozan de todas las libertades y posibilidades que sembraron las liberaciones abanderadas por el feminismo. “Según Lipovetsky, hubo la ‘primera mujer’, mitad maldita de la humanidad, bruja, acaso un mal necesario, hasta el Renacimiento. Luego hubo la mujer icono, ‘personificación suprema de la belleza’, que debía todo su prestigio social a su padre y a su marido. Y he aquí la ‘la tercera mujer’ que puede hacerlo todo igual que los hombres”.

[line]

IMG_7731

  1. ¡Divinas!: Modelos, poder y mentiras, Patrícia Soley-Beltran

 

Este libro si concierne los asuntos del estilo y del vestir, pero los narra a través de la figura de la modelo, esa figura cuya función, a nivel más técnico es la de hacer visible la ropa de los grandes modistos y a que, a partir de los noventa tomó un giro hacia más conspicua celebridad. El asunto es que la autora del libro experimentó ella misma las implicaciones de este oficio durante su juventud en España. Pero la inquietud mental y la zozobra sentimental que la mecía la condujo, a sus veintitantos y luego de haber recorrido las distintas facetas como modelo en su país, a Escocia, donde se sumergió en un ámbito radicalmente distinto y donde se convirtió en doctora de sociología del cuerpo y licenciada en historia cultural.

Así que de su propia experiencia se desprenden las preguntas que conducen su brújula intelectual. Además de responder espinosas y hondas preguntas sobre la construcción de la belleza, el cuerpo y la identidad, la narración de Soley-Beltran es una navegación por la historia de la moda, usando como eje las evoluciones y transformaciones que ha tenido el maniquí, la modelo, esa figura femenina donde se construyen ideales de belleza, el espíritu de la moda de una época y asuntos más amplios sobre la feminidad.

Que este libro haya sido concedido el Premio Anagrama de Ensayo es una muestra importante de cómo este tipo de temas van ganando fuerza en el universo que percibe lo intelectual de manera más ortodoxa. Un faro también para que se expanda este tipo de literatura en nuestro idioma.

[line]

IMG_7730

  1. A Favor del Amor, Cristina Nehring

 

Este libro tiene en su corazón una fascinante idea central: si un hombre expresa pasiones desmedidas de amor se le percibe como un héroe del romanticismo, pero si una mujer demuestra un comportamiento similar se le condena de tonta, ridícula, perdedora y hasta traicionera de la fortaleza femenina. Nehring, que escribe, por ejemplo, sobre figuras como las de Edna St. Vincent Millay – adoradora de los hombres – y Mary Wollstonecraft – una de las madres del feminismo moderno – ejemplifica cómo ciertas mujeres han sido condenadas por desplegar profundos sentimientos amorosos de manera pública. Este fascinante tema, de cómo se juzga a una mujer por cómo ama, se muestra por ejemplo en la contradicción de que una mujer que abanderara con fervor el feminismo pudiera también haber tenidos dos intentos de suicidio por un hombre. Las mismas feministas han condenado el romanticismo de una mujer. Y el libro de Nehring es una visión que nos acerca de manera distinta a esa pasión desmedida, al amor como una manera de afirmarse como individuo.

[line]

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *