Las imágenes

by

10413348_600829240068443_3545988043115849832_n
Han cambiado todo lo que sabemos sobre moda. La forma cómo nos vestimos. Los gestos que hacemos y consideramos estilosos. Nuestra relación con la moda en general.

Un clic. Un tap. Acceso. Visiones de manera inmediata. Incontables formas de combinar.
En países como Colombia, esta presencia de imágenes digitales – junto con el boom de moda rápida y el entusiasmo burbujeante hacia la moda en general – han cambiado los gustos, los hábitos, el paisaje estético general. Hace diez años, cierta expresividad estética era menos frecuente entre tantos participantes. No abundaba como hoy el sostenerse tan enterad sobre el tema.

Las mujeres jóvenes de la actualidad, expuestas e influenciadas por tantas imágenes, tienen gustos distintos, inclinaciones más audaces, mucha más información para usar como referencia a la hora de pararse ante el armario, escoger, combinar; muchas más referencias mentales a la hora de tomar decisiones de compras.
Las imágenes nos inducen también a escoger ciertas prendas, a volverlas patrones y hábitos.

Tomemos por ejemplo la nueva silueta de jeans que ando circulando por las imágenes digitales. Durante un tiempo largo, la silueta dominante fueron los jeans pitillo, cigarrillo, skinny, ajustados. Hoy, las imágenes digitales nos ofrendan cortes abiertos, con frecuencia en A, con roturas y con longitudes que cuelgan por encima de los tobillos.

Si queremos tenerlos, si queremos reemplazar los pitillo de nuestros armarios es, en gran parte, porque las imágenes digitales nos crean la idea, la noción, el apetito, de que esos son los jeans actualmente ideales.

El proceso más íntimo e individual de vestir siempre está intermediado por las incontables imágenes que hoy podemos mirar.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *