Looks para el Amor

by

Notas de Estilo con RAGGED
Looks para el Amor

Anotaciones de estilo sobre uno de un tema frecuente en la vida femenina: ¿cómo vestirse para la persona que tiene nuestro corazón? Pero también, cómo vestirnos para la persona más importante de nuestros amores: nosotras mismas.

 

Vanessa Rosales

Fotos: Angélica Moreno
Locación: Mercari

 

Cuando se habla de vestirse para el amor, surge por lo general la idea de alguien más, de otro a quien queremos seducir, complacer, agradar, enamorar.

Y en estas conversaciones, puede surgir otra idea adicional: que muchas veces, cuando nos vestimos para un hombre, no estamos tan conectadas con la moda y su creatividad. Es decir, no nos vestimos tanto para ser ingeniosas sino para mostrar cierto aspecto de feminidad.

Tanto hombres como mujeres son seres visuales – lo que cambia en ellos es el foco de estímulo y atención.

Muchos hombres buscan cuerpos, poder ver las formas de la mujer que lleva la ropa – muchas mujeres se animan, en cambio, por las formas de las ropas, los colores, las mezclas, las siluetas, la imaginación. A veces los intereses se intercambian entre ellos.

Entonces, cuando se trata de enamorar o de complacer en una ocasión particular, la vestimenta puede ser un gesto de amor que busca, tal vez, usar algo que nos permita experimentar profunda nuestra belleza al tiempo que se la ofrecemos a alguien más.

Pero, con sinceridad, no es poco frecuente que muchas mujeres recurran a los lugares comunes de lo que es sexy cuando quieren vestirse para ocasiones románticas. Negro, piernas, texturas de sensualidad, revelación con gracia del cuerpo, siluetas coquetas, algo de ajuste, algo de piel, coquetería visual (Un cóctel entre lo que agrada a ellos y la intención de hacer énfasis en las bellezas particulares que tenemos como mujer).

Ahora, mujeres, ¿se pondrían lo mismo para una cita amorosa y para una cita de amigas femeninas que van a charlar y actualizarse entre ellas? ¿El ánimo al vestirse es igual?

Siempre estamos seduciendo. Seducir no es una atracción erótica siempre. Seducir es encantar. Encantamos a nuestras amigas, a nuestros colegas, a nuestras familias, a las personas que nos rodean. Quitemos el tono de romance a la palabra seducción – leámosla como una forma de ser quienes somos y magnetizar situaciones y afectos.

Porque hay algo fundamental: podemos vestirnos para el amor que tenemos por alguien más, pero el proceso de lo que elegimos empieza adentro nuestro. Primero, nos complacemos. Primero, pensamos en qué nos hace sentir fuertemente bellas. Primero es el amor que nos tenemos. Primero nos seducimos a nosotras, luego a los demás.

Y vestirse para el amor es como cualquier otra ocasión: una oportunidad para jugar, asumir un rol, tener un ánimo y volverlo con la ropa realidad.

A veces, nos vestimos para y por el amor de alguien más. Y otras, para el amor que nos tenemos a nosotras simplemente.

El leopardo suele ser poco popular entre los hombres y un entusiasmo para muchas mujeres. Una sola mujer se viste para los amores diferentes que tiene: tal vez para él, poderosa, de negro, con sensualidad confiada – tal vez para ella misma con algo divertido, icónico, y controversial en el mundo de los gustos de moda.

Nos vestimos para alguien más. Nos vestimos para enamorar o para complacer al ser del que nos hemos enamorado. Nos vestimos para encantar a todas las personas que tienen nuestros afectos. Pero sobre todo, nos vestimos inspiradas en el amor que nos tenemos.

Look 1 – Blusa y argollas de RAGGED
Look 2 – Pantalón, blusa y argollas de RAGGED

EditorialEditorial-1LOOK 1
6 1 4unnamed3 unnamed2

LOOK 2

Look-2--1 Look-2--2 Look-2--5 Look-2---4 Look-2---3

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *