DENIM: Conexiones de Estilo

by

Materia de Moda con SINGER

DENIM: Conexiones de Estilo

Vanessa Rosales

DSC_0449 copy

¿Cómo conectas con la moda? ¿Cómo creas una verdadera sintonía con un mundo tan cargado de información, de posibilidades y de imágenes? ¿Cómo sentirse cerca de un universo que se siente tantas veces fuera de nuestro alcance?

A veces, las conexiones más fuertes entre mujeres y ropa no suceden en el terreno de la Moda (en ese caprichoso campo de cambios); a veces esas uniones, fuertes, se dan a través del estilo – ese espacio donde las cosas se quedan, a pesar del tiempo y sus novedades.

La moda parece haberse inventado todo lo que era capaz de crear. Las siluetas han subido y han bajado, han jugado con la desnudez, han sido ultra femeninas, han adoptado lo que antes era sólo para el gimnasio, han robado cosas de los hombres y sus armarios, ha sido convencional y rebelde, ha cambiado sorprendentemente, ha hecho que las mujeres, a través del tiempo, hayan hecho todo tipo de ensayos con la apariencia.

Y sin embargo, hay cosas que quedan. Que varían, claro, con nuevos momentos, culturas, creencias e influencias, pero que, en el fondo y en esencia, permanecen. Si han escuchado esa frase típica y célebre de que la moda es aquello que pasa y el estilo es lo que permanece, de eso se trata justamente.

Pero, ¿qué es eso que dura y por qué?

Pensemos, por ejemplo, en el denim. Un material que inició como textil para el trabajo obrero en Norteamérica. Que durante mucho tiempo tenía una mera función laboral. Que poco a poco fue volviéndose símbolo de la juventud. Luego de rebeldía. Y más tarde, pasaría a ser una de esas pocas piezas que tanto mujeres como hombres por igual. Un material que siempre dice: confort, durabilidad.

Yves Saint Laurent fue uno de los diseñadores de la élite de la Alta Costura francesa que vio el encanto, la magia y el poder de estilo en los jeans, por ejemplo. Veía en ellos un pieza espectacular, práctica, sin esfuerzo, poseedora de sexo, atractivo, modestia, expresión, simplicidad.

Así son las cosas del estilo que nos producen conexión. El denim es objeto habitual en las galerías de estilo digital y puede ser visto en una imagen antigua de Marilyn Monroe. Ha sido estampa del rock n roll en sus expresiones más subterráneas y hoy hay jeans que cuestan varios cientos de dólares. Los jeans vintage, viejos, desgastados, también son una prenda deseada entre las más fabulosamente vestidas.

Pero, pregunten, por ejemplo, a sus madres cómo era el denim para ellas en los momentos en que ellas tenían sus mismas edades o cuando eran muy jovencitas. La mía me relata que en su Barranquilla, la de finales de los setenta y despunte de los ochenta, los jeans eran una pieza de pura informalidad. Ir a una discoteca o usarlos como vestimenta de moda era inadmisible. En Barranquilla, esa cuna de modernidad estética en el Caribe colombiano, se creía en otro tipo de fabulosidad al vestir. Una que creía en cierto tipo de glamour y que veía en los jeans o el denim una pieza para ocasiones de ocio o de actividad campestre.

Con el tiempo, se fue haciendo más común la informalidad. En los 90, los jeans eran patrimonio de looks bonitos para las discotecas. Y desde los años cincuenta, el denim sigue siendo una de las únicos materiales que comparten mujeres y hombres en el terreno de la estética.

El denim es un material de estilo que nos lleva a muchos significados y momentos. Y es un material que permite que seamos creativas. Una chaqueta denim vieja – agreguemos perlas de fantasía. Unos jeans rotos y adorados que no queremos soltar – adicionemos nuevos toques de denim en tonos más oscuros o distintos. Una falda de denim que compramos hace muchos años y observamos que vuelve a ser tendencia – podemos soltarle, remendarla, ponerle botones, rehacerla de alguna manera. Un chaleco que conseguimos en un lugar vintage, – podemos cargarlo de símbolos y volverlo en un talismán, una prenda de suerte, nuestra, que diga muchas cosas sobre nosotras y nuestras experiencias.

Conectamos con la moda usando materiales que siempre nos hablan de estilo. Al coser, conectamos con ellos a través de la intervención. Usando cosas que nunca pasan y haciéndolas más nuestras con nuestra fuerza creativa.

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *