by

Screen Shot 2016-02-07 at 9.16.15 PM

Que la moda soportara, durante tanto tiempo, connotaciones de banalidad, tiene todo que ver con el hecho de que históricamente siempre ha sido un tema asociado a lo femenino. También es cierto que en los periódicos y las publicaciones importantes – en Europa y Estados Unidos-, la moda era incluida en las secciones de mujeres, hecho que fortaleció la noción de que era algo secundario y frívolo. Por otro lado, el feminismo y la academia en general, vieron siempre en la moda una sospechosa expresión del capitalismo más rancio y una especie de prisión para las mujeres que, con la ropa, estaban encarceladas a buscar única y exclusivamente la aprobación de la “mirada masculina”. Hay supuestos que interpretamos como normas “naturales”, y que tienen, en realidad, orígenes precisos que señalan que las ideas más frecuentes de la cultura se han construido históricamente. Hoy, la academia muestra un compendio generoso de temas que exploran la relación entre el vestir y el cuerpo, las múltiples definiciones de moda y discusiones sobre un tema de mi gran, apasionado interés: la relación de la moda con la mujer.

Erase una vez cuando la ropa era la manera de demostrar únicamente la posición social y económica en la sociedad europea. Pensemos en el medievo. Entonces, incluso existían normas que prohibían el uso de ciertas prendas a ciertas castas sociales para mantener la ropa como un privilegio de pocos. El desarrollo mercantil multiplicó telas, materiales, colores. Los cambios en las siluetas se mantuvieron estables durante siglos, pero la diversidad de recursos impulsó el apetito por cambiar los detalles de la superficie con frecuencia. Entonces, nació la moda moderna como la conocemos: un sistema cuya gran lógica es el cambio y la búsqueda voraz por lo novedoso.

Desde el comienzo, esto generó un sentimiento ambivalente. Algunos sociólogos dijeron que la moda es, en esencia, un impulso contradictorio: quienes la siguen añoran diferenciarse, al tiempo que buscan pertenecer a ella. La cercanía de la moda con el cuerpo también aumentó las angustias y sospechas frente al tema. La ropa dejaba ver los impulsos humanos entre exhibicionismo y modestia.

www.vanessarosales.com

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *