Vestir Versátil

by

Notas de Estilo con RAGGED

Anotaciones de estilo que recuerdan cómo una sola pieza puede tener muchas vidas con estilismos que la hagan ser variada.

 

Vanessa Rosales

 

Fotos: Angélica Moreno

 

Hay una escena que, con probabilidad, se repite todos los días, en todos los lugares del mundo: una mujer frente a su closet, mirando piezas de ropa distintas y aún así sintiendo, de la manera más genuina, que no hay nada para ella allí. La escena es típicamente femenina y tiene todo que ver con cómo, a veces, nos hace falta sintonía. ¿Con qué exactamente? Con la ropa que tenemos disponible.

Esa falta de conexión tiene muchos motivos. La sentimos desgastada, pero no necesariamente porque la ropa esté en mala condición o dañada, sino porque sentimos que no refleja lo que queremos decir, o porque tenemos la sensación de que esa ropa ya no es compatible con nuestro ánimo.

A veces, el desgaste tiene que ver con temas de forma más explícita: es decir, con una mera cuestión de combinación. No sabemos cómo darle vida una vez más. Es la misma prenda que hemos usado una y otra vez, con la que tanto hemos convivido, ¿cómo, después de tanto uso, después de tener fotografías con ella, imprimirle nuevo aire, nueva vida?

La respuesta, sencilla, puede dar la sensación de que su aplicación puede ser difícil – este tema es, muchas veces, cuestión de estilismo. Es decir, de usar no cosas nuevas, no piezas recién adquiridas, sino reutilizar, con imaginación, lo que ya tenemos disponible. Eso que justo nos hace sentir desaliento frente al closet, eso que nos da un sentimiento de que ya no aplica, de que ya no tiene nada que ver con lo que queremos transmitir.

Cuando pasamos el límite del desgaste, cuando revivimos una pieza que ya nos antoja extinguida, sentimos una corriente de renovación. Ese saco que tanto nos pusimos y ya sentíamos imposible de revivir, se siente de repente más vivo. Esa blusa que adoramos cuando aún brillaba en ella la frescura de la compra y la promesa, esa que tanto estilizamos en nuestra vida, se puede sentir distinta si la combinación es contraria a la que siempre hemos tenido.

Entonces, la forma cómo se combina puede regalarnos el sentimiento de que la ropa puede reinventarse una y otra vez, camuflándose en nuevas coordinaciones, tomando un nuevo aire, una nueva faceta, cobrando un aspecto que nos deja sintiéndonos más frescas y creativas con los que nos ponemos.

Una sola prenda puede también darnos un look distinto cuando se combina con mucho contraste. Se puede lograr un efecto de dama chic, preciso para una oficina con códigos formales o se puede lograr un tono juguetón, joven y urbano. Las prendas que acompañan y los zapatos pueden ser cómplices definitivos en esta reinvención.

De eso se trata el juego de vestir de esta semana: de probar que una actitud versátil nos permite el regalo de reinventar lo que ya tenemos ante nosotras, lo que no nos parece ya relevante. La prueba de que estilo y vestir, muchas veces, tienen más que ver con sentimiento que con prendas específicas.

Look 1 :Saco, falda y pulseras de RAGGED
Look 2: Saco, falda y pulseras de RAGGED

Look 1

 

Look 2

 

 

 

 

 

 

 

 

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *