Póntelo con Tenis (blancos)

by

CABEZOTE_BLOG_20ENE16

Contenido exclusivo para el blog de NAF NAF, Le Style Naf Naf.

Lo que nos ponemos todos los días tiene mucho que ver con las imágenes que vemos de manera constante. Una historiadora de moda y arte dijo que vestirnos es hacer imágenes. Vestidas somos una imagen – en el espejo, para otras personas, ante otras miradas, si nos hacen una fotografía, si captamos nuestro reflejo en alguna parte.

Las decisiones que tomamos frente a nuestros armarios, todos los días, están muy conectadas con imágenes externas que nos indican qué es moda, qué es estilo, qué es fashionable. Siempre nos vestimos bajo el efecto que han tenido en nosotras, de manera consciente e inconsciente, la suma de todas esas imágenes.

Entonces, si lo pensamos, en los años 40, por ejemplo, las mujeres tenían el cine. En los 60, estaban las portadas de los discos, las revistas. En los 70, la televisión complementaba a las editoriales brillantes de las Vogue. En los 80, los videos musicales entraron para ampliar las referencias de inspiración.

Hoy, las imágenes que nos llegan son un mix constante de todo lo anterior. Y nos llegan a una velocidad imparable. Nos llegan cuando estamos haciendo filas, cuando nos distraemos del trabajo, mientras tomamos café o almorzamos, antes de dormir, sentadas en un taxi. Nos llegan si queremos ver algo, clic, imagen deseada.

Las imágenes que nos rodean y nos envuelven tienen todo que ver, y ayudan a definir, lo que escogemos comprar, usar – lo que escogemos para estilizarnos. Si la imagen de, digamos, una tendencia, un hábito, un patrón, se riega, se repite, aparece en todas partes, es posible que más mujeres se entusiasmen, se antojen y se unan a lo que muestra la imagen. Que la imagen se repita hace también que algo se vuelva deseable, ideal, apetecido, objeto de deseo para muchas que comienzan a incluirlo en su vestir cotidiano.

En otras palabras, las imágenes que se vuelven populares ayudan a darle fuerza a ciertas de las cosas que usamos o queremos usar.

Es lo que ha sucedido, por ejemplo, con los tenis blancos. En principio, la tendencia tenía algo de raíz en el tono general que venía dándose cuando el atletismo dejó como terreno exclusivo el gimnasio y se volvió inspiración de la moda en su expresión más alta. Se volvió común entonces ver mujeres con finuras de ensambles, algunos de clásica elegancia, combinados con tenis coloridos.

Poco a poco, y también siempre por la naturaleza doble de la moda – nostálgica y adicta al cambio y la novedad – resurgieron los Adidas All Stars, emblemas de las culturas urbanas de los ochenta. Y el patrón, el hábito, la imagen, comenzó a repetirse, a regarse, a hacerse notoriamente popular. De los Adidas comenzaron a florecer muchas otras versiones, más limpias, con menos adorno, sencillos, puros en su tono blanco.

Se volvieron objeto de deseo, hábito de vestir en serie, pieza común entre las influenciadoras globales y también la prueba de que el vestir de las mujeres hoy cree y celebra la mezcla, considera que la moda puede ser moda sinónimo de confort, celebra la ágil composición entre alto y bajo, formal y casual, sin esfuerzo y calculado. La imagen de una mujer vestida exquisitamente, rematando inesperadamente el look con un objeto casual, se selló, se regó, se volvió frecuente y por ende, ideal del estilo actual.

– Leer más ent: http://blog.nafnaf.com.co/content/póntelo-con-tenis-blancos

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *