Materia de Moda con SINGER: Moda en clave de color

by

Singer--Pantone-2

 

Moda en clave de color

Los colores augurados por Pantone para 2016, un rosa romántico y un azul en tono pastel – Rosa Cuarzo y Serenidad – intentan ser una respuesta a tanto ruido y saturación digital; una forma colorida de desconectarse de tanta tecnología y de reactivar sentidos de exploración y creatividad. Esta idea, de reavivar una relación con estados más tranquilos conecta perfectamente con una posibilidad para 2016: aprender a coser, tener poder sobre nuestro estilo, alimentar una moda más material.

 

Vanessa Rosales

 

La moda siempre está motivada por tendencias. Faros que guían, líneas de dirección, patrones de comportamiento, hábitos compartidos entre muchos, objetos que mueven de manera colectiva el deseo.

Durante mucho tiempo, la moda fue incluso un gran credo de tendencias y quien quisiera seguirla debía seguirlas con rigor. Pero, ¿de dónde brotan estas tendencias? ¿Quién las crea? ¿Cómo se logran esas sintonías y coincidencias?

Una tendencia es una compleja orquesta de factores que bien puede tratarse de algo tan simple como negar la tendencia de una temporada anterior, así como de algo mucho más complejo: la manera de captar algo que está en el aire cultural que nos rodea. Puede ser un tema de creatividad o de mero comercio; puede que sea un poco o mucho de las dos al tiempo.

La naturaleza de las tendencias está conectada a una de las grandes y más fascinantes contradicciones de la moda: querer seguirla es un impulso siempre doble por distinguirse y por pertenecer.

En las últimas décadas, la lógica de las tendencias se ha ido ajustando al espíritu de los tiempos y, actualmente, vivimos en un tiempo donde coexisten todo tipo de estilos, donde nada es tan predominante como para eliminar otra estética y donde la gran característica del estilo es el eclecticismo, es decir, la mezcla.

Cohabitan mucha estéticas, se pueden conjuntar cosas contrarias en una sola combinación. Se vale ir de un extremo a otro en días y estilismos diferentes.

Pero aún cuando estemos inmersos en este paisaje libre y aparentemente sin restricciones, todavía hay patrones y sigue habiendo ciertos esquemas. El asunto se que se hacen sentir de manera distinta, y que se comportan diferente, en tiempo y duración. Tal vez duran más, tal vez no son tan estrictos, pero nos rodean, nos interesan, nos unen y nos guían.

Uno de los oráculos de tendencias de nuestro tiempo es Pantone; cuyas guías y lineamientos nos llegan en forma de color. Todos los años Pantone abre el abanico de tonos que dominarán el paisaje creativo que nos espera. Su auspicio colorea el año nuevo.

Para este año, el oráculo ha emitido que los tonos de 2016 serán rosa y azul, en matices serenos, con connotaciones dulces – colores que buscan responder al exceso tecnológicos en el que vivimos envueltos. El fin de estos tonos es transportar al creador a atmósferas de calma, exentas de agitación, buscando retomar estados de creatividad donde no prime la velocidad.

Se trata de colores que en su suavidad transmiten momentos serenos. Bajar el ritmo. Crear desde un estado mental y sentimental de más relajación.

Muchas veces, estados como estos implican tiempo. Es decir, salirse un poco del inmediatismo que es tan natural en nuestras interacciones. Desdibujar un poco la presencia de lo que ha hecho que el inmediatismo sea tan regular y lógico: las tecnologías.

En una era de tecnología, velocidad, y consumo digital, nuestra relación con la moda también ha cambiado nuestra relación con el tiempo.

Expuestos a infinidades de imágenes según nuestro capricho o nuestras ganas de conocimiento, podemos ver y por ende desear muchas más cosas. En esa escena, la moda rápida se ha instalado como un recurso infalible de quien quiere vestir bien, a buen precio, y al ritmo al que marcha la imparable moda digital.

Queremos siempre más y lo queremos rápidamente. Estamos acostumbrados a que todo esté al alcance – al menos a nivel de imagen – al ritmo de un parpadeo. Y esta relación con un tiempo de alta velocidad, ha hecho que el acto de crear se vuelva similar.

La idea de Pantone, de crear desde la calma y la serenidad, conecta con la idea de Singer para este nuevo año: la posibilidad de aprender a coser, de acercarse a lo material de la moda.

La primera idea llega en forma de color y sus posibles significados, la segunda llega para recordarnos que la moda, hoy un gran tema visual, también es práctica, paciencia, construcción, horas, rigor, disciplina, creatividad personal.

Ambas ideas invitan a ensayar un tipo de tiempo más pausado. Más sereno. Coser, como cualquier forma de crear, sucede muchas veces afuera del ruido, de lo digital, de las distracciones; tiene mucho que ver con momentos de pausa, de calma, de encuentro.

Visto así, 2016 puede ser un ciclo para experimentar la moda con un nuevo lente: en rosa y azul serenos, y con una creatividad más pausada y más auténtica.

Singer copy

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *