Edición Festiva: Sobrecarga de joyería

by

Anotaciones de estilo sobre tips eternos y prendas para la actitud festiva.

 

Vanessa Rosales

 

Es común que en los consejos para vestirse bien se recomiende poner los excesos al límite. Es decir, cuidar que el estilismo no sea demasiado abundante. Se sugiere alcanzar una pinta dramática sin rayar en la exageración. Se advierte que si hay algo poderoso, entonces se tenga algo de discreción en lo demás.

Es decir, se recomienda armonía. Un sentido de balanza. No cruzar ciertos límites. Y sin embargo, la moda está llena de contradicciones por su naturaleza flexible.

Por ejemplo: una regla antigua dice que el negro y el azul náutico no deben mezclarse y aún así, las mujeres de París más deliciosamente vestidas rompen la norma cada tanto.

Muchas de las muestras de estilo interesante que vemos hoy en día nos cautivan precisamente porque tienen algo que no es del todo predecible. Nos fascina la mezcla, la combinación audaz, la imaginación de juntar tonos y estampados que opuestos se ven fantásticos.

Con la ropa, no siempre es fácil atinar cuando se le imprime un poquito de rebeldía, un toque propio, un instinto diferente. Tiene sus retos lograr salpicar un look de la dosis adecuada de esa pizca flexible. No siempre es fácil combinar cosas radicalmente distinta, llegar a un punto de balance.

Pero si existe una oportunidad para mezclar y combinar con libertad más tranquila, para desafiar las normas, para lograr un estilo mixto y llamativo el terreno es la joyería. La sobrecarga puede ser incluso algo fabuloso en vez de algo negativo.

Se pueden juntar muchos elementos, distintos, pero unidos por el tono, por ejemplo. Se pueden combinar piezas que tal vez te pondrías solas pero con otras que creen un conjunto balanceado.

Y la joyería también es un terreno donde no hay que inhibirse con el color o el brillo. Se puede apuntar a prendas supremamente sencillas en la ropa y finalizarlas con fuerza en los detalles – un bolso de color vivo, unos aretes de inspiración decó y brillantes, mezcla sobrecargada de muchos muchos complementos dorados.

Esta última posibilidad, y la idea general de usar ropa simple y complementarla con accesorios vistosos o dramáticos, es un regalo de Coco Chanel. La francesa que en los años veinte desafió la regla de que las joyas de una mujer tenían que ser reales, la que volvió la fantasía una fuente de glamour y la que sembró la sugerencia moderna de vestir de manera sencilla y agregar accesorios opulentos.

Allí siempre es más fácil atinar. Existen soluciones de vestimenta que nos rescatan cuando estamos estancadas ante nuestro closet, por ejemplo. Vestirse toda de negro. Ponerse una chaqueta de cuero. Agregar un blazer. Preferir jeans. Vestir sencillamente y agregar sobrecarga de fantasía fantástica también es otro camino. Más aún cuando nos rodea una atmósfera de fiesta, celebración y brillo.

Accesorios, cartera amarilla y top blanco disponibles en RAGGED.

Fotos: Angélica Moreno

1 2 3 4 5 8 10 11 14 15

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *