Moda en Alerta (Tendencias RAGGED) Tiempo de Flecos

by

 

Notas de Estilo con Ragged

Vanessa Rosales

 

Las tendencias son un tema de trucos. Tienen la capacidad de encantar a masas de mujeres. Y también pueden causar entre muchas confusión.

¿Cómo se comportan las tendencias? Las vemos de repente a nuestro alrededor, presentes en todas partes, en otras mujeres, como lucecitas que nos guían que nos hacen sentir una mezcla intensa de curiosidad y admiración.

A veces es duda lo que sobre nosotras desciende. (¿Se adapta a mis gustos o me interesa porque estoy bajo el hechizo de verla puesta en tantas otras mujeres?)

En la imagen digital se ve fabulosa. Debería tenerla. Se nos antoja fantástica, la forma perfecta de reinventarnos un poco. Otras veces nos envuelve un leve temor. ¿Será algo demasiado osado para nuestro temperamento? ¿Tiene que ver algo con quien soy o la encuentro fascinante por su capacidad de repetirse entre tantas? Y en otras ocasiones, la cuestión es mucho más cotidiana e incluso más cercana a un tema que con frecuencia es incluso más importante que cualquier otra cuestión: ¿será algo que envuelve de manera correcta mi cuerpo? ¿Se verá apropiado cuando vista a la mujer que soy? ¿Será acorde a mi vida, a mis escenarios, a mis prácticas?

Las tendencias despiertan preguntas entre las mujeres. ¿Y qué sucede cuando las tendencias habitan un estado de contradicción? Es decir, ¿qué sucede cuando parecen valerse muchas y que, a veces, de repente unas cuantas se vuelven intensas, inevitables, presentes? ¿Cómo distinguir? ¿Cuál escoger?

Recordando un principio que siempre puede reforzar nuestra vestimenta: las tendencias están allí, brillando, en todas partes, para que las interpretemos. Recordando que una de las maravillas de la moda de hoy es justo y precisamente esa: no tenemos que seguir nada, podemos aportar quién somos a cualquier prenda y no tenemos que ser seguidoras ciegas. Adaptamos las que nos hacen vibrar el gusto verdadero. Buscamos las que tengan que ver con nuestra identidad. Interpretamos las que tienen armonía con nuestra cotidianidad. Pero también podemos jugarnos el otro lado de la moda. Es decir, experimentar, ensayar, aventurarnos a algo que no es habitual.

Un ejemplo: los flecos, en versión de chaleco.

Si queremos jugar, escogemos algo así, una tendencia que nos puede parecer atrevida, llamativa, bohemia y las simplificamos, le aportamos contraste para sentirnos seguras en el experimento. La conjuntamos con piezas que todas tenemos: jeans, camiseta, tacones predilectos.

Pero si el ánimo es más osado, le agregamos otra pieza en tendencia – una falda de gamuza, zapatos de amarrar – y le agregamos algo inesperado: una camiseta rocanrolera.

Al final, interpretar una tendencia es un ejercicio de seguir nuestra voz interna.

000- 000 0000 00000 000000 00000000001 0002 0003 IMG_3048

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *