Una ilusión llamada Nueva York ~

by

12108294_544337289050972_3968321828235369011_n

Esa característica, de ser un individuo vestido, entre tantos otros, tan atada a la modernidad, se mezcla en Nueva York con los mitos fabricados por décadas de cine y un amplio repertorio de comedias románticas. El o la recién llegada, dispuesta a la noción de éxito que han acuñado en la imaginación los filmes norteamericanos, viene también cazando la estela de una lustrosa fantasía que dicta que Nueva York es glamour y refinamiento exaltado.

Y ese mito, clavado en el aire neoyorquino, hace que sus habitantes participen, día a día, en una orquesta visual de esfuerzos estilísticos. Todos aquellos medianamente interesados en la estética de la vida quieren estar bien vestidos y mostrarlo al mundo cuando caminan desprevenidos en las aceras o cuando van silenciosos y absortos en los trenes subterráneos.

No todos, claro. En el gran esquema de las cosas, la moda persiste un mito minoritario y la mayoría de los mortales, a lo largo y ancho del globo, aún se visten para evadir la desnudez que implica vivir en sociedad. Para funcionar meramente en actividades que evaden el afán de un ornamento que inmoviliza. Porque todas sabemos que los tacones – y las expresiones más dramáticas de la moda o lo fashionable – pese a sus extraordinarios efectos en nuestra psiquis, no son compatibles con las actitudes y los gestos corporales que exigen la vida urbana – donde se camina, se anda rápido y donde se acoge el uso del transporte público.

Hay días en que la aspereza de Nueva York – con su exceso de criaturas bellas, con su derroche de talentos encumbrados, con sus vientos lacerantes y su frío inmisericorde – hiere al espíritu y una mujer debe recurrir a la ropa que no es ornamento, sino el intento – muchas veces fallido – de rehuir el frío y la aridez. Para rebatir esas corrientes demoledoras, una mujer puede recurrir con frecuencia al negro – esa armadura infalible que, como decían los japoneses, vela la identidad y que, como dice Rick Owens, neutraliza una presencia hasta evadir toda posibilidad de estorbo.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *