Sonreír: estilo de poder

by

¿Qué significa una sonrisa en la vida de una mujer? Una pose, sí. Una pequeña actuación para ser capturada en imagen, también. Una expresión amorosa – para un hombre, un hijo o un afecto profundo de toda la vida. Un reflejo preciso de un sentimiento real – gozo, gratitud, borboteo de alegría, emoción, diversión, fuerza.

Durante siglos, las mujeres fueron adiestradas, culturizadas, acostumbradas para actuar como seres agradables y placenteros a la vista y los sentidos de los hombres. En los colegios se valora con frecuencia que una niña se “comporte bien”, que sea manejable, apacible, y que esté dispuesta a complacer a sus superiores con esa cualidad que durante tanto tiempo se inculcó en lo femenino: ser agradable. Y para serlo, en muchas circunstancias, aún cuando no brotara de su alma, una mujer se hacía agradable a través de una sonrisa. La alegría permanente se volvió en un estado ideal para la mujer ideal (y doméstica, entrenada para saciar los caprichos y estándares masculinos).

Pero, con las décadas, con la liberación femenina, y con todos capítulos que crearon un presente donde muchas mujeres, en muchas partes del mundo, pueden ser lo que deseen y en la forma en que lo deseen, sonreír no tiene que ser una pose para ser una criatura que complazca a la mirada masculina.

Sonreír, que es un gesto externo, marcado en la boca, acentuado en los dientes, expresión diversa en la feminidad, no tiene que ser una acción para otros, ni una pose de fotografía. Sonreír puede ser la expresión inconsciente y genuina de una mujer que, en conexión con la realidad de sí misma, borbotea por dentro, se experimenta viva, y en un momento de vivacidad, puede usar la sonrisa como un reflejo de algo que es mucho más invisible: la felicidad de ser quien es, la gratitud por aquello que compone su vida, el reconocimiento de su singularidad.

Y esa sonrisa puede brotar cuando está envuelta en actividades que la conectan consigo misma, o cuando experimenta de nuevo un lugar de sus afectos, cuando se rodea de aquellos que agregan sentido de propósito a su vida. Entonces, más que un gesto, más que una actuación de momento, una sonrisa puede ser también algo que también es ultra femenino: un símbolo estético, una poderosa expresión de estilo. Las mujeres estilosas que más nos impactan lo hacen también porque en su efecto total hay alegría y ese acto poderoso que puede ser sonreír.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *