Nueva York: Arquitectura

by

La brillante escritora y crítica de moda Holly Brubach cuenta una ocurrencia que le surgió cuando decidió persuadir al mundo – y a los hombres – de que el objeto de su pluma era un tema dotado de validez. La moda, escribió Brubach, es la contraparte femenina de la arquitectura. Pero mientras que a la arquitectura se la ha acordado un lugar en la historia del arte, la moda ha sido descartada como inconsecuente. Los edificios, escribe Brubach, hechos de piedra y de concreto, son ‘permanentes’, mientras que las ropas, hechas de tela, son efímeras. La escala de la arquitectura es pública; la de la moda, íntima. La arquitectura es reflejo de mentes altas y serias; la moda irracional y caprichosa. Más allá de estas consideraciones, lo cierto, como dice Brubach, es que tanto edificios como ropas son los componentes primordiales de nuestro paisaje cotidiano; y ambos tienen la capacidad de encarnar las ideas y actitudes del tiempo en que vivimos. 

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *