La blogosfera y tecnologías digitales

by

12043075_10153284708933867_8403563933110218998_n

La blogosfera y tecnologías digitales permitieron que cualquiera con acceso a Internet pudiera ver, en cualquier momento y desde cualquier lugar, lo que sucedía en otra parte. Los sitios web empezaron a mostrar las pasarelas minutos después de que hubieran terminado. Llegaron también las transmisiones en vivo de las pasarelas. Todo esto comenzó a evolucionar al ritmo de los avances tecnológicos, al compás de una creciente inmediatez. De repente la moda se hizo ubicua y todos comenzaron a hablar de ella, a escribir sobre ella, a representarla y sobre todo: a accederla visualmente. La máxima expresión de esa accesibilidad llegó cuando los modos de comunicación que habían proporcionado las pantallas de computadores se transfirieron al formato portátil de los teléfonos celulares. Las personas comenzaron a llevar consigo, en sus bolsillos, esa posibilidad de ver, desde cualquier lugar y en cualquier momento, las vicisitudes de la moda actual.
Ese acceso visual disparó la ilusión de que el público está próximo a ella, que participa en ella, que la conoce. La moda se volvió democrática también porque se volvió altamente accesible en forma de imagen. Hoy, cualquiera puede hablar y escribir sobre moda; representarla verbal o visualmente. Y esa ubicuidad titánica ha hecho que sea un tema mucho más aceptable, omnipresente y valorizado. En ese contexto se volvieron insostenibles las afirmaciones que sentenciaban a la moda como un tema de escasa importancia.
Simultáneamente, algo había estado sucediendo en la academia. Algo que se menciona aquí de manera amplia y abstracta: aquellos temas que otrora habían sido risibles para patriarcas del pensamiento occidental comenzaron a figurar como alternativas para estudiar campos como la cultura y los comportamientos sociales. Lo femenino cobró una relevancia inédita en los círculos académicos gracias al feminismo. Iniciaron maestrías en diseño. El mobiliario y las artes decorativas, por ejemplo, se convirtieron canales para analizar un período cultural. La estética cobró una nueva validez como dominio para el escrutinio intelectual. Y en ese escenario, la moda brotó como un vehículo para analizar temas de la condición humana.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *