Khbeis, costumbres materializadas a través de los objetos

by

Tradición y herencia palestina

Por: Adela Cardona

La saturación del dorado, los patrones geométricos y la meticulosa atención al detalle son algunos de los símbolos evidentes de la herencia árabe que pueblan las piezas de joyería de la marca colombo-palestina Khbeis. Su nombre es el apellido de sus creadoras Rose y Fadia Khbeis, cuya familia –su padre fue su primer maestro– a ejercido la orfebrería desde hace 30 años.

Por eso los viajes a Palestina, para rescatar la tradición y la herencia, se tejen como una parte crucial del proceso de ejecución de unas piezas que Rose define como “costumbres materializadas a través de objetos”. Así, tener una gargantilla, un anillo o un bolso de su marca es más que llevar un accesorio sobre la piel, es cargar con la historia de un pueblo que se remonta, en términos de orfebrería, a la época de los sumerios. El overlapping de láminas de metal en un dije con piedra incrustada, los triángulos, la lacería y repetición de patrones ornamentales, son todos símbolos de una cultura árabe rica en expresión artística.

No obstante, Khbeis no se queda exclusivamente en el pasado. Como la moda en general, pega un salto de tigre al presente a través de la limpieza de las formas y los materiales. Es esta tensión entre lo industrial y lo étnico la que hace que sus clientas se identifiquen plenamente con sus creaciones. “Yo intento tratar de acercarme a ellas, mis musas, lo más posible para entender cómo piensan, cómo se visten. Para nosotras, la mujer Khbeis es aquella que es capaz de reinventarse y que es consciente de que ese es un proceso que nunca acaba”, dice Rose, con sus cejas pobladas y su pelo crespo y frondoso.

El proceso para llegar a un bolso o una joya de Khbeis es largo y detallado. Para explicarlo, Rose toma como ejemplo su más reciente colección Phoenix. Primero eligen el tema global que viene de “las experiencias que cada uno vive y las preguntas que intenta resolver en su vida”. “Con Phoenix, estaba en un momento de cambio emocional, de mi forma de vida y visión sobre el amor y quería volver a nacer…el primer paso fue mirar dentro de mí, escarbar nuestro legado palestino, de donde explotan las ideas”.

Así, Phoenix “es una oda a la resiliencia del pueblo palestino, que renace de sus propias cenizas; a la realidad de una mujer que reinventa su identidad. Porque todas las mujeres nos preguntamos quiénes somos, de dónde venimos, quiénes queremos ser, consciente o inconscientemente, en nuestros trabajos, temas de interés o lo representamos en la forma como nos vestimos. Phoenix habla también de esa mujer palestina que, en una realidad como la actual –en donde vive bajo una opresión muy complicada, culturalmente hablando–, mantiene viva la identidad en la hostilidad”.

Luego de elegir el tema global hacen un moodboard, bocetos y protipados. Los materiales de las joyas suelen ser de bronce con recubrimiento de oro o plata, pero para Phoenix partieron del final del ciclo del metal, de los residuos, que reutilizaron para la colección. La de carteras, The Door, se inspiró en el misticismo de las puertas de medio oriente. En el signficado de la puerta que esconde algo, que te lleva a algo, que guarda algo. Estas son diseñadas por Fadia y salen al mismo tiempo que las joyas, pero con puntos de inspiración distintos.

La magia de estás alhajas y marroquinería sucede, además de en la cabeza de sus creadoras, en su taller en Barranquilla en el que cinco personas capacitadas por ellas hacen con amor y cuidado cada pieza. “Nosotras mismas los hemos ido capacitando porque en Colombia, y aún más en la costa, hacen falta escuelas de joyería. Nosotras les enseñamos una manera nueva de crear y de soñar, que le da sentido al trabajo de personas con ganas de aprender y nociones básicas del trabajo manual.”

La próxima colección, adelanta Rose, partirá del concepto del Amor como un puente. “Como la canción de Cerati” dice ella “parte de ese deseo de acercarse al otro por medio de un objeto que te permita ver las desde su punto de vista”. Porque la joyería, como el lenguaje, deviene puente entre nosotros. Y para ellas es puente no solo en su producción y comercialización, sino en el documental que están realizando sobre Palestina.

12032128_885205271535044_632826237552095629_n 11826028_868043486584556_6556166259174005840_n 11889573_869516196437285_6478987012991786672_n 11891237_874656975923207_7718104196827150368_n 11866230_867539873301584_2635553907237735281_n 11056882_871264596262445_8641778007400882682_n 11903977_876401605748744_5830577497978169748_n 10387343_879006338821604_6682299894962269052_n 11999085_881145781940993_202561311478933210_n

No tags 0
1 Response

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *