Un hecho sobre el mundo femenino:

by

11953271_10153224949588867_2444752770703883099_n

Un hecho sobre el mundo femenino:
El apoyo y la unión logra cosas increíbles.

Pero por qué cuando se habla de este tema los hombres sueltan una sospechosa risa de escepticismo? Por qué las mismas mujeres dudan de la posibilidad de que se generen estos vínculos fortalecedores, más allá de la competencia y también de ese otro sentimiento que es la envidia?

Una teoría personal sobre la competencia femenina: reside, en parte, en un asunto meramente biológico. Como la belleza. La belleza, en su sentido más estricto es ese lapso de tiempo en el que una mujer es fértil en su vida. Un lapso que la deja y cuya posesión le permite ciertas cosas y conquistas. Sin embargo, sabemos bien, una belleza aparente sin nada que lo sustente también ahuyenta y desanima. Una mujer que no se cultiva por fuera de su apariencia puede perecer como individuo cuando ésta, la belleza, la deja.
De manera similar, la competencia femenina es un asunto de biología. De atrapar al que dispersa la semilla. De probarse como la criatura más hábil para reproducirse. Suena animal y en parte, lo es. Y en parte también, nuestra animalidad y nuestra biología también, por supuesto, nos motiva y nos define.
Pero no somos mera animalidad. También somos construcción racional, hábitos culturales, ideales que se cultivan a través de experiencias y practicas. Así como aprendemos el performance de lo femenino en ciertos contextos – como en latino – así también podemos interiorizar la noción de que las mujeres, unidas, logran más. Y se reconocen distintas y ven en las otras inspiración, musas o espejos invertidos que algo nos dicen sobre nosotras mismas.

Pero, al final, apoyadas en la unión femenina.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *