Mujeres de Trabajo – Oficina 

by

Falabella
Vestirse es fabricar una compleja ecuación con variables que combinan temas muy simples – (temperatura externa, audiencia posible, espacio físico, duración del vestir, actividad posible) – con otros asuntos, de hondura y muchas veces invisibles – (estado anímico, esquema sentimental, mentalidad del momento, disposición a padecer una leve incomodidad física que puede, no obstante, dar gratificación a nivel visual; intenciones, disposición a la discreción o al acto de seducir). Por eso, vestirse puede tener algo actoral. 
Y la motivación detrás de esa aparición pública también tiene que ver con el carácter del contexto donde se hace dicha aparición. 
El trabajo de una mujer, por ejemplo, puede marcar el carácter de su vestir. 
Le habilita ciertas posibilidades y le genera ciertas reservas frente a otras opciones. 
Pero una misma pieza puede cobrar vida en el contexto de una mujer creativa, o de una que escribe como nómada en cafetines, o de una que posee espacio para crear en el nido que habita, o de una mujer que se suscribe a normas mas nítidas en términos de tiempo (horarios) o de códigos (ropa posible). Y aunque existan códigos de vestir en las distintas atmósferas de trabajo, la mujer de hoy, hipermoderna, goza de una atmósfera general de posibilidades estéticas. Y una tendencia – como lo off-the-shoulder y el fervor setentero – pueden salpicar su actuación de estilo, reflejando el carácter de la mujer. 
Serie ( y blusas ) con @falabella_co

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *