Mujeres de Trabajo ~ Oficina

by

12065524_10153282557373867_6051869512129635078_n

Incluso en los momentos más sobrios de su vestir, una mujer actúa de cierta manera.

Asume roles, poses, ropas, ornamentos.

Las que se mantienen conectadas con los ritmos de la moda se habrán enterado ya, a través de sus pantallas digitales, que de las últimas pasarelas quedó una tendencia: el regreso de los 70. Mientras, aquellos que se han asomado al pasado de la moda sabrán también que este retorno nada tiene de nuevo, que brotó en los desfiles hace unas temporadas y que tuvo un intenso momento en los años 90. En otras palabras, que el regreso se siente familiar.
Cuando miramos fotografías del pasado, logramos ubicarnos más o menos en el tiempo a través de lo que las personas en la imagen tienen en el cuerpo, en las formas cómo llevan estilizados sus peinados, en el ‘feeling’ que se desprende de lo que llevan puesto. ¿Cómo fue la década del setenta? Una atmósfera donde el feminismo estaba palpitando, una época donde la moda dio un giro hacia la libertad de las reglas. Un momento donde muchas parejas se divorciaron como fruto de las nuevas posibilidades. Un capítulo donde personajes como la Mujer Maravilla y Los Ángeles de Charlie lanzaban nuevos mensajes sobre la feminidad. Un periodo de estilo donde se celebraba más lo orgánico y se prefería el naturalismo en el peinado y el maquillaje. Una resaca de los tonos bohemios que había dejado la década anterior. También un momento para formas de vestir que encajaran más con mujeres que se hacían más presentes en el universo del trabajo. Pero también fue la década de indulgencia, de rock n roll y de disco, de lentejuela, noches largas y escarcha.

De todo lo anterior hay pizcas en el paisaje actual.

Digo pizcas porque sucede algo interesante con estos “retornos” de décadas pasadas: se reinventan siempre bajo la luz del presente en que son recuperadas. El retorno –o reciclaje-nunca es literal. Los diseñadores toman pedazos, elementos, referencias, detalles de la década para luego ensamblarla con una estética general, que esté conectada con la sensibilidad del momento actual. Si las referencias fueran todas literales, no sería moda, sería disfraz.

Serie (y blusas) de @falabella_co

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *