Mirada Inédita a Colombiatex

by

slide-1250x600

El calendario de la moda en Colombia inicia con una feria dedicada a materias primas y textiles. Entre sus stands y exhibiciones, Inédito encontró un bello ejemplo de materiales que promueven, como nosotros, la formación de una identidad de estilo colombiana y latina: las creaciones de Olga Piedrahíta y Danielle Laufaurie para Lafayette. Bellezas donde el paisaje visual colombiano es llevado al textil.

 

V.R.

 

Hace décadas, uno de los primeros pensadores que osó teorizar sobre moda afirmó que en el corazón de ella habita por naturaleza la contradicción. Él se refería específicamente a la forma cómo una tendencia muere cuando llega a su apogeo; y a la forma cómo el seguidor de moda es preso de un afán inescapable por distinguirse y al mismo tiempo de pertenecer. Pero, más allá de esas ideas precisas y pese a todas sus transformaciones, la moda sigue teniendo como una de sus grandes constantes la contradicción.

Y una de esas contradicciones más visibles está en cómo la moda, que es algo tan material, dirigido al cuerpo, la apariencia y la superficie, tiene siempre también poderosas cargas simbólicas. La moda es ropa, algo, en teoría, transitorio y pasajero; y sin embargo, algo que siempre tiene significados que traspasan la ropa misma. En la moda, entonces, lo material siempre tiene algo simbólico también.

Por eso, Colombiatex, por ejemplo, una feria en cuyos espacios y corredores hay, sobre todo, la materia cruda que compondrá después prendas de moda y estilo; una feria que a primera vista es más técnica que estética, es un reflejo de esta idea de que, en moda, lo material está empapado siempre también de símbolos.

Los materiales que allí se encuentran nos hablan sobre las características de la estética de nuestro país. Y también de cómo se concibe la definición de la palabra moda en Colombia. Porque vale recordar que Colombia es y será siempre uno de los países de la periferia de la moda, sistema que anida aún en Nueva York, Londres, Milán y París. No porque en Colombia o en los países periféricos a ese sistema no haya moda; la hay, por supuesto, pero en condiciones y con características distintas. En Colombia, por ejemplo, la palabra moda tiene mucho más que ver con comercio que con el uso de la ropa como un vehículo para traducir la cultura o la época.

Y hay que entender que, debido a ciertos movimientos recientes de la historia, – como que por ejemplo el espectáculo de lo visual se haya vuelto un ideal común entre países, o que la globalización y las tecnologías digitales hayan permitido acceso a realidades lejanas, o que reinen en partes muy disímiles las mismas cadenas de moda rápida – es que la moda se ha vuelto un tema omnipresente y masivo. Y que de allí brota también el hecho de que países como Colombia desarrollen la añoranza de participar en ella.

Pero lo que caracteriza, por ejemplo, la moda en París – históricamente el punto originario de lo que entendemos modernamente como moda – no puede ser, ni debe ser lo que caracteriza la moda en Colombia. Claro que, hoy, un componente esencial de la moda es su capacidad para interactuar en un paisaje global. Pero el reto de los países periféricos en el sistema de la alta moda es lograr un retador balance entre los códigos globales y los imaginarios que alimentan su estética local. La estética, en su carácter simbólico, en su resultado visual, no puede desasociarse de las materias que la componen.

Colombiatex refleja el tipo de materias primas que se consiguen, están disponibles y llegan a Colombia. Y todo ese abanico material refleja también temas más asociados a ideales de belleza, gustos y cultura. Y la feria también refleja que ese tipo de materias están orientadas a creadores preocupados más por el comercio, más envueltos por uno de los aspectos más inescapables de la moda: el negocio. Todo eso es parte de lo que somos. Son las características que necesitamos reconocer para comprender mejor qué es la moda en Colombia.

*

Entre los numerosos stands que acogen distintas expresiones del denim, fibras, estampaciones, detalles y botones, estaban las bellas creaciones de la agencia creativa de Olga Piedrahíta y su hija Danielle Laufaurie para Lafayette. Un acervo de textiles, lonas, tersas y sustanciosas, que hacen visible cómo se pueden usar los referentes del paisaje visual colombiano, sus fachadas arquitectónicas, su vibración vegetal, algunos de sus animales y uno de sus imaginarios más comunes – el realismo mágico – para crear materia prima.

A estos textiles se han transferido imágenes u objetos de la cotidianidad colombiana. Baldosas de la Costa Caribe en azulejos azulados y amarillos. Una puerta colonial cartagenera en cuya fachada de madera se leen las vivaces pinturas de Pedro Ruíz superpuestas. La réplica de varias María Mulata o la ingeniosa compilación de polillas funcionan como el grafismo estampado. Las pinceladas encendidas y florales de Pedro Ruíz en incandescentes rosas y amarillos evocan la necesidad de un vestido o una falda hecho de ese colorido. Otro textil tiene como base la estampación de una imagen que evoca una pared derruida de la Costa Atlántica. Otra, en negro y blanco, despierta la imagen de los paneles de las casonas del Caribe.

Aquel imaginario, que brota de la literatura colombiana, de ciertos atributos del puro paisaje visual de la cotidianidad vital, se transforma en un punto de partida para ahondar en la creación de una identidad colombiana. Identidad que por su vibrante, colorida, exuberante y ecléctica naturaleza, se extiende también en sus posibilidades a la zona latinoamericana en general. Y ese pensamiento, de Olga Piedrahíta y Danielle Laufaurie, de usar lo que compone el campo de visión colombiano y de usarlo para crear materias que se transformen en vestir, es algo que promueve también Inédito.

Celebramos esa coincidencia al observar cómo nuestra idea, de buscar una identidad estética local, se materializa, literalmente, en una bella creación de una diseñadora colombiana. Alimenta la idea de que Inédito cristaliza algo que está sucediendo ya, que está en el aire colombiano, que está latiendo en la moda de un país que se está y que necesita descubrirse en su propia identidad.

colombiatex_0002_Group-10-1 colombiatex_0005_Group-13 colombiatex_0012_Group-20 colombiatex_0010_Group-18 colombiatex_0007_Group-15
colombiatex_0014_Group-22 colombiatex_0011_Group-19 colombiatex_0008_Group-16colombiatex_0000_Group-8

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *