Musa Actual

by

CAMPAÑA_BLOG_CABEZOTE

Contenido exclusivo para el blog de NAF NAF, Le Style Naf Naf.

La moda, que también es un mundo de símbolos, puede leerse en ciertos momentos a través de las mujeres que ésta celebra. Se ha dicho incluso que toda década se entiende mejor cuando se mira al ideal de mujer que esa época celebró o venera.

En los 60, por ejemplo, la aparición de Twiggy era algo más que la mera sensación por una nueva modelo: con su pelo corto, su delgadez casi adolescente y su aspecto de jovencita más que de mujer, Twiggy encarnaba, más que un tipo de belleza, un ideal que comenzaba a ver en la juventud y la delgadez sinónimos de estilo. Unos diez años antes, otras mujeres, más redondas, macizas y curvas habían representado el ideal, por ejemplo, de la era de la posguerra, cuando la moda se había volcado a una feminidad extrema, encarnada por Christian Dior, y como respuesta a la utilidad, la escasez y el ánimo que definió el vestir durante la Segunda Guerra.

Una mujer cuya presencia está en boga o a quien el paisaje de la moda celebra puede decir, entonces, qué tipo de ideales celebra un lugar o una época. Claro que hoy, en un mundo digital, global, plural, lleno de posibilidades y donde todo parece amplificado por la variedad, son muchas las mujeres que son capaces de reflejar los ideales de un estilo que es, en términos generales también, variado.

Hay algunas, sin embargo, que poseen una estrella peculiar. Pueden ser la combinación de amor de una pareja célebre e icónica – pensemos en Charlotte Gainsbourg. Pueden ser herederas de un linaje de realeza y gracia – pensemos en Carlota Casiraghi. Y pueden ser, como la musa de esta pieza, hijas de uno de los iconos de la fabulosidad francesa, que tuvieron la dicha de ser criadas en las primeras filas de la semana de la moda de París, que tienen en su misma apariencia el sello de una madre que es leyenda de la moda en Francia. La mujer es Julia Restoin Roitfeld, hija de la mítica Carine.

Para quienes no la conocen, Carine Roitfeld fue, durante años, la capitana de Vogue París, y la que imprimió en sus páginas una irreverencia sexy que caracteriza su propia estética y estilo. De su matrimonio con Christian Restoin, fundador del sello emblemático de confort sin esfuerzo Equipment, nacieron Vladimir y Julia. Julia, que posee los rasgos felinos de su madre y que aparece con ella en fotografías desde los años de su infancia, tiene, en su apariencia y carácter, el sello de estas mujeres que tienen esa cualidad de reflejar algo sobre los ideales de la época en que viven.

Con 33 años y poseedora de un estilo clásico francés, que contrasta con el sex appeal notorio de su icónica madre, Julia se ha declarado afín a un estilo que a veces es fácil – top bello con jeans – y otras glamoroso, con pinceladas de Brigitte Bardot, y con influencias de Jane Birkin. También ha afirmado el nivel de inspiración que le llega al evocar a aquellas francesas de los 60 que eran pulidas y cool, y que eran, además, dos cosas que Julia se ha encargado de simbolizar de manera directa: madres y mujeres con carreras.

Viviendo no ya en París, sino en Nueva York, Julia Restoin Roitfeld es musa moderna no sólo por su belleza surreal y felina, no sólo por su linaje de chic francés, sino porque se ha encargado, además, de anunciarle al mundo que la maternidad, el trabajo, el ser chic y el buen vestir pueden ser parte de la misma ecuación en la vida de una mujer del presente. Su blog “Romy and the Bunnies” tiene como corazón justo ese tema; ser madre, ser joven, ser vibrante, ser moderna, adaptarse a las dinámicas, ir cambiando con los estadios que va trayendo la vida y sus cambios.

Como otras mujeres que han sido musas de sus eras, símbolos de ideales de un momento, ella tiene esa combinación donde fortuna y belleza se cruzan con la capacidad de ser una mujer de su tiempo.

– Leer mas en: http://blog.nafnaf.com.co/#sthash.Qbt09ti5.dpuf

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *