Mujeres Tejidas

by

CAMPAÑA_BLOG_CABEZOTE_23AGO

Contenido exclusivo para el blog de NAF NAF, Le Style Naf Naf.

La moda es un mundo de apariencias pero también es un universo de significados. Si lo pensamos, una prenda particular, ¿realmente puede significar algo? Sí y no. Toda prenda tiene algún tipo de historia. Y esto aplica tanto para los archivos del vestir así como para las historias personales.

Cuando la moda era una forma de decir, desde lo visual, el estado económico y social de alguien, una pieza podía tener significados más restringidos. Es decir, es probable que una prenda sólo pudiese ser accedida por ciertas castas; o que para evitar que las clases más bajas absorbieran ciertos hábitos de vestir atesorados por las élites, se emitieran incluso leyes contra el uso de algunas.

Más tarde, los significados de una prenda empezaron a girar más en torno a un tema de identidad. Es decir, ponerse algo era una manera de expresar una opinión o una creencia. De expresar pertenencia a una tribu o una forma de vivir particular.

Con el tiempo, con la dispersión de la moda, con su acceso y circulación, el tema de los significados en la moda ha seguido cambiando. Sucede algo distinto hoy: una prenda puede y no significar algo al tiempo. Lo hace porque de manera inevitable tiene una historia. Deja de hacerlo porque ya el símbolo de otro tiempo caducó o pasó a este paisaje que nos rodea, donde las cosas tienen más peso por su mera estética.

En ese universo de significados, siempre ha habido una separación entre lo que se ponen hombres y mujeres, por ejemplo. Por lo general, la historia demuestra que las mujeres son las que han saqueado el armario de los hombres. Siglos atrás, los hombres también participaron en los temas del maquillaje, el vestirse de forma compleja y yendo en contra de la naturaleza del cuerpo.

Llegó un momento, sin embargo, en que los hombres entraron en la simpleza de la modernidad. Y desde hace doscientos años reinventan, de formas muy sutiles, una vestimenta que tiene como eje el traje, y que gravita en torno a las prendas del deporte, la guerra y el trabajo. Los significados de esas prendas tienen que ver con la forma cómo desde hace doscientos años también se entiende lo que es masculinidad. Hombres: seres sociales, públicos, útiles, prácticos. Las palabras aplican para algunas estampas de la vestimenta masculina general.

Saquear el armario de los hombres para encontrar un vestir más moderno – y por ende más cómodo – fue un tema de Coco Chanel. Es también un patrón en algunos de los principios tácitos que aprenden las parisinas. Es común que lo chic francés incluya algún elemento masculino: un blazer, un abrigo, una gabardina, algo que contraste con faldas, bailarinas, vestiditos.

En ese acto, de apropiarse de cosas de los hombres para vestirnos, las mujeres nos encontramos con frecuencia con algo que en inglés se llama “boyfriend material” (material de novio) – aquellos sacos, abrigos, camisas que nos cautivan porque nos recuerdan el valor de la utilidad. Puede ser un saco que caliente de verdad, un abrigo que nos cubra para movernos de modo libre, una camisa que se ve moderna con cualquier estilismo.

Los sacos de punto tienen esa cualidad del vestir masculino. En su confortabilidad reside su poder para verse chic. En los años 50 en iconos franceses o de Hollywood. En las calles de París. En los otoños norteamericanos. Con faldas sexy o con pantalones de cuero. ¿Qué significan? Que la moda responde al clima. Que hay prendas que pueden ser cool o preppy según quien la estilice. Que las mujeres siempre encontramos en el armario de los hombres prendas apetecibles. Y que, hoy, una prenda tiene más potencia por cómo luce y no tanto por su contenido.

– Leer más en: http://blog.nafnaf.com.co/content/mujeres-tejidas

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *