La Dama Feroz: María Félix

by
maria-felix-inedito-1250x600
*Agradecimientos especiales a Angélica Moreno por investigar y recopilar estas fotografías.

Puede ser una cuestión subjetiva, pero en INEDITO creemos que, en Colombia sería valioso ubicar más referencias locales – a nivel colombiano y a nivel latinoamericano – que nos guíen a seguir forjando una identidad estética propia.

Como nos dijo una vez el historiador de moda William Cruz, somos un país desraizado; cuyo punto de partida implica, desde el comienzo, una relación con lo ajeno: ese encuentro entre dos universos que fue la Conquista española de tierras americanas. Cargamos con una tradición de emulación; de lugar mixto que aspira a ser algo distinto, preferiblemente foráneo.

Además, Colombia tiene una particular condición geográfica. La costa del norte es muy cercana a los Estados Unidos. Barranquilla, una de las ciudades jóvenes y símbolos del modernismo colombiano, tiene esa impronta de puerto; a donde llega lo extranjero y cuya vista fluvial da la sensación de que en el horizonte hay algo más para buscar.

Así que en Colombia, de distintas maneras, hemos mirado con frecuencia para afuera cuando queremos buscar referentes de identidad para admirar. En el campo del estilo, esto sucede también. Los iconos de feminidad y vestir han sido con frecuencia mujeres de otras partes. Y hoy, cuando la información es dramáticamente más global, es incluso más fácil tener la mirada puesta en un radar extranjero de referencias.

Pero, ¿por qué no hablamos de una mujer como María Félix? Una mujer que, nos da la impresión, no ha sido utilizada como icono para la mujer latinoamericana con la frecuencia que se merece. Para la historiadora Valerie Steele, el cuerpo es el centro de la moda. “Cuando hablas de moda, siempre tienes que pensar hacia el cuerpo”.

Esta idea se nos antoja útil cuando reflexionamos sobre el estilo en Colombia. ¿Hemos pensado lo suficiente que, muchas veces, ciertas tendencias, producidas en los circuitos consolidados de la moda, no necesariamente reflejan los tipos de cuerpo de nuestras mujeres locales?

Screen Shot 2015-08-25 at 8.48.09 PM
Sucede que cuando se transfiere una tendencia o una silueta de forma muy literal, se genera un choque; algo no encaja porque, tal vez, el estilo no encaja justamente con el tan primordial como el cuerpo. María Félix, por ejemplo, tiene una belleza que podría ser un referente para la mujer colombiana y latina – su cuerpo, sus facciones y su peculiar espíritu.

Sobre todo porque hay algo más en ella, algo que, tal vez, no se ha promocionado lo suficiente. La Doña, como le decían, era poseedora de algo que es raro y que es digno de ser celebrado en nuestras latitudes latinas: un sentido de autonomía femenina. En las palabras del historiador de moda y estética Willy Cruz, “María Félix supo imponer su autonomía en un mundo típicamente masculino, con una condición: nunca emular las actitudes masculinas en lo que se refiere a su apariencia; contrario a una Greta Garbo, por ejemplo. Y lo otro, fue absolutamente mejicana, como si tomara el imaginario de la fortaleza mejicana y lo hiciera suyo.”

Screen Shot 2015-08-25 at 8.50.16 PM

Que ese imaginario, típicamente hombruno y feroz, fuese reconvertido en una posición frente al mundo por una mujer de belleza tan poderosa, es algo que vale celebrar como icono para nuestra cultura femenina. No era, como dijo Willy, un fiera indomable al dominio masculino, sino más bien una muestra autónoma de feminidad y feminismo. Su poder consistía en afirmarse desde el ser mujer y no desde la resistencia a lo masculino.

Screen Shot 2015-08-25 at 8.47.58 PM

En ese sentido, María Félix previó algo que es tan relevante como nunca: que feminidad y feminismo son parte de una ecuación inseparable. Y que la ferocidad femenina no se mide porque se resiste a las suavidades de la feminidad, sino porque las reconoce precisamente desde la diferencia y la autonomía.

V.R.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *