Cómo ha evolucionado el swimsuit y por qué

by

 

En 1810 no existía vestido de baño sino un traje, delicado, de muselina, de mangas largas, estilizado con sandalias, para dar paseos frente y no adentro del agua.

Por qué: Una “dama” no tenía nada qué hacer realizando actividades por fuera de las convenciones sociales.

En 1864, se requería que una mujer usara todo un ensamble cargado, de pantalones, falda, blusa y telas pesadas. Un peligroso atuendo que impedía toda habilidad en el agua.

Por qué: Era inaceptable, impensable que una mujer revelara a la mirada pública algo de su cuerpo. Vestirse así para una actividad externa significaba e implicaba que muchas mujeres no aprendieran a nadar. ¿Cómo, si debían ponerse lana para hacerlo?

En los 1890, bajo la influencia victoriana, se incluía en el look de natación medias de lana y un top largo y pesado de estilo marinero.

Por qué: Lo más importante era “la moral”, las “buenas costumbres” y la mayor metáfora de ello era una mujer. ¿No es curioso como al encerrar tanto a las mujeres implican que ellas tienen un poder casi mágico?

Para 1910 se aceptaba ya una pieza que era una especie de enterizo, suelto, que dejaba ver algo de los brazos y las rodillas. Un controlador de la “decencia pública” podía verse en las playas midiendo cuánta piel revelaba una mujer encima de la rodilla.

Por qué: No es casualidad que ya las mujeres estuvieran cambiando también la silueta cotidiana del corset. Durante mucho tiempo, el vestido de baño seguía también las siluetas dominantes de la moda. Para esta época comenzaba a nacer ya la Mujer moderna.

Ya bajo la influencia de Annette Kellerman, cuyo logro fue forzar a que se aceptara una vestimenta más “osada” para que una mujer pudiera nadar, las mujeres compartían la actividad atlética con los hombres y los trajes de baño eran más confortables.

Por qué: Las mujeres estaban ocupando nuevas posibilidades sociales y culturales, estaban vistiendo de forma que permitía más movimiento.

En los 20, ya en la era de las flappers, esas modernas mujeres que fumaban, caminaban por la calle, conducían automóviles y bailaban jazz, el traje de baño alcanzaba su nivel más osado hasta la fecha: un enterizo con shorts, ceñido al cuerpo.

Por qué: Ser moderna se estaba volviendo habitual y ya publicaciones como VOGUE validaban la posibilidad de usar lo que comenzó a conocerse como un maillot.

En los 40 era aceptable el traje de dos piezas. Pero la parte inferior cubría bastante de las caderas y no permitía ver el ombligo. La silueta, talle alta, con bare midriff, acentuaba el ideal de belleza del momento: mujeres curvas.

Por qué: El cine jugaba un rol fundamental en ideales de moda y belleza del momento. Con el tiempo, iban cambiando las zonas del cuerpo femenino que se consideraban sensuales y aceptables de ser vistas.

En 1946 nace el bikini como lo conocemos. Pero es tan escandaloso que la primera mujer en posar con él no era modelo sino bailarina nudista. Louis Reard, su diseñador, lo nombró así pensando en Bikini Atoll, un lugar donde se probaba la bomba atómica. La pieza era en sí una “bomba”.

Por qué: Quedaba sembrada la semilla pero el mundo no estaba preparado aún para dejar que las mujeres exhibieran su cuerpo con tanta osadía.

En 1953 la bomba francesa Brigitte Bardot comenzó a aparecer en público, en Cannes, con una versión del bikini.

Por qué: Los franceses siempre han sido más osados que los norteamericanos, más relajados en torno a la sexualidad. En la Riviera Francesa, Coco Chanel había marcado una pauta más de treinta años atrás, Bardot reafirmaba un espíritu similar.

Hacia la mitad de los 60, el bikini era mucho más ubicuo. Aparecía en películas. Estaba en los cuerpos de iconos como Raquel Welch. Ya estaba empezando a ocupar su posición como prenda favorita.

Por qué: En los 60 se desató una corriente de libertad inédita. Revoluciones culturales, movimientos estudiantiles, liberaciones femeninas. Todo relajó el ambiente general y dio paso a nuevos hábitos donde la juventud y el cuerpo eran centrales.

A partir de los 70, se instala un ideal de belleza que perdura de manera similar hasta nuestros días: cuerpos delgados, visibles y atléticos.

Por qué: Es muchísimo más común que hayan mujeres atletas, ya se ha instalado la onda del fitness, y el Movimiento de Liberación Femenina contribuía a que las restricciones femeninas se fueran disolviendo con más fuerza que nunca antes.

Desde los 80 hasta nuestros días, la moda y el estilo presencian una ausencia total de consenso, menos límites, pluralidad, eclecticismo. La ropa de baño sigue esos pulsos, adaptándose también a las corrientes estéticas de cada década. El gran patrón es la preferencia del bikini.

Por qué: Atrás quedaron las épocas donde el estilo tenía tantas reglas, ciclos tan precisos y formas fijas de combinación. El vestido de baño ha seguido esas líneas, manteniéndose también como un universo estético aparte, donde todo vale pero donde sus siluetas no han cambiado demasiado desde que se volvió popular el bikini.

IMG_0401

rita3 bodySS_rita150404
8c85959fd62650d298384cd140d118b2074b4eba0a8e444ea17395d507e68b5fMarilyn Monroe + bikini + red 4e3aff3a1a9845d062e99d9a7e1efd2a

brigitte-bardot-in-saint-tropez-douring-1960s21960061110-Farrah-Fawcett-400_0

rs_634x828-140430093843-634-kate-upton-Vogue-Jun14-Cover

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *