Blusas Blancas: estilo sin límite

by

CAMPAÑA_BLOG_12JUL_CABEZOTE

Contenido exclusivo para el blog de NAF NAF, Le Style Naf Naf.

La variedad siempre ha sido uno de los pilares de la moda para mujeres. Y como con tantas cosas de lo femenino, este, como muchos, puede ser un asunto dual. La capacidad de escoger, entre tantas cosas, puede ser un gozo o un agobio por igual.

Por eso, cuando una mujer encuentra refugio en una pieza que brilla porque es simple puede que llegue a descubrir otro sentido de la variedad. No de la moda, sino del estilo. Eso que es básico, que cambia poco y cuyas variaciones – muchas veces delicadas y muy sutiles – hacen que el vestir pueda ser más libre. Una sola pieza puede ser un portal hacia las posibilidades infinitas del vestir.

Porque si la variedad regala a una mujer libertad para vestirse, la naturaleza básica y fundamental de una sola prenda le permite también un tipo de libertad distinta. La de jugar con incontables estilismos. La de poder refugiarse en una pieza que, pasadas las décadas, es infalible. Infalible: es decir, una prenda que es más que ropa; que es una manera de asegurar estilo con esfuerzo mínimo.

Una blusa blanca es un gran símbolo de este tipo de vestir. Una mujer puede contar en su armario docenas y no encontrarse con lo mismo. Ese es precisamente el poder que tiene lo básico – permitir versiones variadas de lo mismo. Ser libre a través de lo elemental.

Estilizar una blusa blanca de formas muy distintas es una lección que nos llega desde los archivos del estilo. También parece ser una filosofía de lo parisino chic. Chanel la tuvo entre sus revoluciones en la década del 20. Kate Moss la selló en su icónico uso del rock n roll. Las actrices del Hollywood antiguo la combinaban con pantalones masculinos o faldas pitillo. Las pasarelas la reinventan de manera sublime – como aparición futurista, como forma de ser romántica, como manera de revivir la bohemia del hippismo.

Las mujeres que lideran los pulsos del vestir actual la ofrecen a su público femenino de formas fascinantemente distintas: con una falda midi, con minifalda de cuero, como inspiración flamenca, como pieza de fluidez etérea, como estampa pulida, como muestra de un poco de rebeldía. La blusa blanca perdura pero nunca es la misma. Lauren Bacall puede tenerla puesta en una fotografía de los 40 y una bloguera de estilo personal puede tenerla hoy para satisfacción visual de la audiencia digital.

Esta es una de las cosas más fascinantes sobre el estilo femenino. Hay piezas que a pesar de ser aparentemente tan simples, pueden ofrecer cantidades gozosas de variedad. Pueden sobrevivir al tiempo y nunca desvanecerse como una forma efectiva de lograr un bello estilismo. Pueden demostrar que en una sola pieza se puede esconder una fuente única y maravillosa de variedad infinita.

– Leer mas en: http://blog.nafnaf.com.co/content/blusas-blancas-estilo-sin-l%C3%ADmite#sthash.ByQkwfm1.dpuf

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *