¿Cómo se casaría una mujer de moda como yo?

by

11159990_10153008681308867_7624669562092412659_n

¿Cómo se casaría una mujer de moda como yo? ¿Una mujer del Caribe que ha llevado una vida poco caracterizada por la convención, que se auto denomina ecléctica e hipermoderna, tan salsera como rocanrolera, tan adoradora de la champeta cartagenera como del legado de Chanel?

Cuando me llamaron osadamente a que orquestara mi propio performance como novia, reviví los comentarios que he hecho a puertas cerradas, a mi madre, por ejemplo, a quien he dicho que me casaría en el Hotel del Prado, de Barranquilla, persiguiendo una fantasía estética y musical que ve en lo antiguo una potente fuente de belleza. Como un gesto de rebeldía con sentido, tan propia de mi temperamento, no escogería blanco como color. Probablemente me ornamentaría con un bordado de brillos suculentos, impregnados por el tono que más adoro y aprecio: el lavanda. Una destilación ultra-femenino del violeta. 

Querría, muy seguramente, cruzar en mi performance destellos de Rita Hayworth y María Félix. Llevaría la boca de rojo como estampa usual y para afirmarme menos como novia y más como mujer. Buscaría siluetas que abrasen correctamente mi cuerpo, cazando ser una figura deseable y sexy para el hombre al que estaría jurando amor eterno. Evitaría a toda costa un vestido strapless, con falda de merengue. Porque esa noche seguro querré ser sensual y no inocente. Escogería, por eso, una exquisita muestra con aire hollywoodense para la ceremonia. Largo, brillante, con encajes, perlas, brillos, al cuerpo.

Y para la fiesta, donde tendría que haber pisos de ajedrez, canciones de Héctor Lavoe y Maelo Rivera, boleros de la Sonora Matancera, y una tanda de champeta criolla, probablemente escogería un ensamble chic y caribeño, con aires de mambo, matices de tropicalismo elegante de salón. El ramo que lanzaría a las mujeres de mi vida sería en tonos profundos de violeta, mi otro color; porque lanzaría hacia ellas orquídeas, una flor característica del bello país de donde soy. El mío sería un performance de mujer esteta, de apasionada caribeña, de mujer de moda, de escritora consciente, de seductriz lustrosa, de mujer lavanda; una fantasía de una mujer a quien desde niña le gusta hacer las cosas diferente, a su manera.

Bella foto de Camo Graphy
Vestido exquisito de LaCouture Maison

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *