Black Leather

by

10352945_10153053336258867_1828207960657450675_n

Sobre los efectos del cuero negro en el esquema mental de quien lo viste.
Desde hace décadas, los símbolos exactos y estrictos que solía tener la ropa han perdido fuerza. Desde entonces se ha instalado también un tipo de vestir que tiene más que ver con la superficie que con el contenido. En ese paisaje, el performance de la identidad se construye a través de objetos de estilo, ropas, complementos que no evocan ya un mensaje tan definido.

En otra época, el cuero negro era símbolo del forajido, del rebelde, de la criatura que representaba subversión y peligro. Como Marlon Brando, en los 50, en “The Wild One”, cuya imagen con chaqueta tipo motociclista selló en la imaginación la alianza entre cuero y rebeldía. Como Mick Farren, el escritor del libro “The Black Leather Jacket” relatando su experiencia, cuando siendo aún casi un niño, se probó su primera pieza del material, y sintió descender sobre su lomo un extraño sentido de poder y posibilidad. En aquel momento, una chaqueta de cuero negra era mal vista, era sinónimo visual de delincuentes juveniles y no era aceptable que los chicos de bien la usaran de manera visible. Así que Farren tuvo que esperar unos pocos años más para usarla de manera habitual.
Hoy, en un mundo donde la ropa es mucho más símbolo vacío que representante de algo con contenido, hay algo sobre el cuero negro que es misterioso y singular. Retiene cierta mística. Evoca cierto poderío. Conecta de una forma casi instantánea con la ferocidad. Bien puede ser vista en la persona menos asociada a la falta de convencionalismo y aún así emanar algo que es como una especie de electricidad, una energía palpable pero invisible. Escuché hace unos meses la brillante observación de que encontrarse con algo cool es como el amor: cuando lo ves, lo sabes rápidamente, lo palpas como un relámpago de seguridad.
El cuero negro tiene esa misteriosa facultad de ser símbolo sin contenido – quien lo usa escasamente tiene que ver con la rebeldía – y aún así de ser uno de los símbolos más poderosos de contenido. Quien lo usa experimenta sobre el lomo y en la mente una corriente de fuerza, magnética, vibrante, segura, afirmada, audaz.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *