Autorretrato

by

11401232_10153037467433867_3356024387108323328_nLa moda, que tiene todo que ver con lo material, tiene siempre la capacidad de tratarse también sobre el significado. Hay siempre algún aspecto simbólico en sus objetos. En la moda, lo material siempre es simbólico también.

Esa idea, transferida al eje de la identidad, implica que ciertos objetos que el individuo usa o posee, puedan ser formas de acceder a aspectos de su ser imperceptible. Muchos tenemos constancia material, hecha objeto, de matices que llevamos por dentro. Son aquellas cosas que, inconsciente o deliberadamente, usamos como ornamento, en la atmósfera o sobre el cuerpo.
Cuando las encontramos, de manera desprevenida, algo interno se enciende, una chispa de extraño reconocimiento; como si viéramos algo de nosotros mismos en el exterior. Cuando las usamos o las conservamos en el campo de visión, cierta potencia interna se aviva también. En mi experiencia, dos objetos, entre otros, poseen este efecto: las chaquetas de cuero, negras, sedosas, aterciopeladas, feroces, rebeldes; y las rosas, evocación de mi apellido, alegría instantánea, metáfora de feminidad, belleza sin artificio. Símbolos de una naturaleza que se ve materializada en el contraste.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *