Performance: Novia de Picardía Rebelde

by

10371431_10153001703043867_8897356257614797970_n

Aquí está, un retrato de mi performance como novia, para @revistafucsia, bajo el exquisito lente del gran @camography y un extracto de mi pieza escrita:

Si a través de la moda en general una mujer puede oscilar entre la rebeldía y la convención, el performance de novia suele entenderse mucho más dentro de las características de la segunda opción. Las mujeres se casan de blanco. Caminan por un altar con un padre que las entrega. Colman un salón de flores donde habrá danza y licor. Usan algo azul, algo prestado, una liga, algo viejo. Ese día, son actrices en una fantasía que muchas cultivan desde niñas o adolescentes. Se saben como nunca el centro de las miradas que han convocado para el evento. Son performers – o actrices – en el festín que celebra su propia versión del amor que busca ser eterno.
Pero hay lemas en el vestir acostumbrado para ese día que me despiertan una rebelde picardía. ¿Qué pasaría, por ejemplo, si pensáramos en un vestido que podríamos utilizar otras veces en nuestras vidas? ¿No es una imposición tremendamente limitante que debamos invertir sumas significativas de dinero en un vestido con el que gozaremos sólo una vez en la vida? Sin duda, algunas dirán que en esto reside precisamente lo extraordinario y maravilloso de este vestido. En parte, sí. Pero, cuando imagino mi propia elección, brota en mi memoria la tradición que existía en la alta sociedad neoyorquina del siglo XIX. Un año después de su noche de bodas, una mujer realizaba todo un rito al repetir, en público, el precioso vestido con el que había accedido a una apuesta de eternidad junto al hombre de su vida.
Imagino que para traducir esto al momento actual, el vestido podría ser, digamos, de aire vintage, y no necesariamente blanco sino, por ejemplo, un plata exquisito, un rosa blush, una aparición de bordados de dorado leve. Podría tener aires de flapper, (esas mujeres hechizantes de los años veinte que bailaban jazz, usaban cigarreras como accesorio chic y tomaban champaña), o con un look que recuerde a la luminosidad de la moda del cine de los años treinta. Con detalles de perla. Con cola de sirena. Con formas más simple y ceñidas al cuerpo. (…)

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *