Popular

by

Screen Shot 2015-03-26 at 4.43.27 PM

Entre las muchas cosas que amo del Caribe es esa cultura visual y escrita que se ve, por ejemplo, en las carretas y los buses de Cartagena. (Hace unos años era mucho más evidente en los buses.) Ese diseño gráfico popular que se observa en los lugares que venden manjares de mar o que arreglan relojes en el centro urbano. Una cultura que refleja la imaginativa sabrosura del trabajo informal, que es móvil, inestable, en movimiento. Y que es un híbrido de lo artesanal, lo popular y lo urbano. Es un lenguaje coloquial y poético, habla sobre la forma cómo la invención de ciertos segmentos de la población caribeña se apropia de los métodos establecidos. Si en los ámbitos especializados existe la publicidad, las herramientas digitales, el conocimiento de la tradición gráfica, aquí existe la informalidad, la improvisación, el aprendizaje desde la experiencia y la comunicación a través de una colorida sencillez que fabrica una estética propia, reconocible, cargada de simbolismos e ironías, empapada de una de las cosas más extraordinarias de lo caribeño: que aún cuando las situaciones contengan violencia y pobreza material, fulgura una alegría de sólida y contagiosa fortaleza. Este lenguaje escrito, que es imagen y texto, es metáfora de lo caribeño.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *