Mujeres Bien Vestidas

by

CABEZOTE_BLOG-1MAR15

Contenido exclusivo para el blog de Naf Naf, Le Style Naf Naf.

¿Qué significa ‘vestirse bien’? La pregunta se abre frente a las mujeres de todo tipo como una especie de flor de fantasía con pétalos que parecen infinitos, como un acertijo sin respuesta fija y como un laberinto lleno de caminos y posibilidades.

Vestirse bien…¿es hacerlo con ropa costosa y fina? ¿Es imprimir en lo que usamos ingenio y creatividad? ¿Implica que lo que usemos para adornarnos combine proveniencias distintas – como cadenas de moda rápida o encuentros con cosas antiguas?

¿Vestirse bien es una cuestión de mezcla o de sobriedad? ¿Es ser atemporal y emanar esa gracia de la elegancia simple o es, por el contrario, saber balancear muchos elementos, distintos e inesperados, en un solo ensamble?

¿Una mujer bien vestida es aquella que calca las tendencias, la que tiene el poder adquisitivo para andar a su ritmo? ¿O es aquella que encuentra puentes entre las tendencias de una temporada precisa y sus gustos individuales, los que trascienden toda norma y todo dictamen de vestir momentáneo?

La mujer bien vestida, ¿es aquella que estrena hasta el infinito o aquella que osa repetir, siempre reinventando de una manera distinta lo mismo?

Toda mujer sabe bien que en el mundo femenino no existen las respuestas absolutas ni fijas. Que navegamos un universo donde las cosas se mezclan, se contradicen, se combinan y que en esa caótica armonía reside gran parte de la experiencia de ser mujer.

Todas las preguntas anteriores bien pueden tener como respuesta un sí. El vestir femenino, como la feminidad misma, es un abanico. Extenso, variado, cargado de diversidades que hechizan.

¿Quién dicta si una mujer está bien vestida? ¿Qué ojos se fijan en ella? ¿Quién tiene la razón cuando una luminaria se exhibe en una alfombra roja? ¿O cuando una mujer realiza alguna parte de su performance público y usa la ropa para decir algo sobre sí misma?

Sin duda, las mujeres que tienen el privilegio de gozar de altos poderes adquisitivos poseen un encanto único: son las que pueden usar la ropa ensoñadora que tal vez fabrican durante horas, y a mano en París, tal vez sienten la caricia de un material exquisito sobre la piel.

Sin duda también, la que sabe conjugar cosas absolutamente impredecibles tiene también un don para el buen vestir. Al igual que aquella que en lo simple permite que asome una mujer tan segura de sí que prefiere develar a la mujer más que al vestido.

Pero tal vez la mujer que mejor se viste es la que combina no tanto prendas sino temas invisibles. Son esos elementos, que se esconden a la vista, los que, curiosamente, más se reflejan en su apariencia.

Tal vez es la mujer que conoce su cuerpo y lo adorna en consecuencia. La que acoge su edad con gracia y disfrute. La que se va conociendo a sí misma y comprende, en algún punto del camino, que su estilo es como escribir sobre ella misma, solo que con ropas y no letras, y que ese lenguaje visual se va puliendo entre más se conoce y entre más cómoda se halla consigo misma.

Ciertamente, la mujer bien vestida puede ser ecléctica o clásica; puede ser sobria o divertida; puede reinventarse con frecuencia o repetir con creatividad. Como todo en este mundo femenino, se valen múltiples caminos.

Pero todas ellas bien pueden tener algo en común: tienen ese aspecto de mujer bien vestida porque están conectadas consigo mismas – su cuerpo, su belleza particular e intransferible, la ocasión de su aparición, la confianza en sí. Las mujeres bien vestidas tienen una energía palpable, pero invisible, que las muestra, sobre todo, fieles a sí mismas.

– Leer más en: http://blog.nafnaf.com.co/content/mujeres-bien-vestidas#sthash.RX1kLgBj.dpuf

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *