Esquema Sentimental de Cartagena de Indias

by

Screen Shot 2015-03-02 at 7.03.13 PMUna de las descripciones más punzantemente bellas de Cartagena que ha cazado mi mirada lectora es de la pluma de Héctor Rojas Herazo. Que, entre varias de sus denominaciones, se refiere a Cartagena como “un fenómeno de meditación”. El texto, sucinto, escrito hace más de medio siglo, evoca la espesura de esta tierra; sus horas demasiado vaporosas, sus efectos de luz conforme nace y muere el sol; los vaivenes que tiene una criatura vulnerada por el tiempo y las cosas cuando se mece al ritmo de sus temperaturas y horas. Cartagena, escribe Rojas Herazo – en un texto que he leído docenas de veces – es poseedora de un “ánima entrañable”; a Cartagena, selló con su pluma, “hay que meditarla, sumirse en su ámbito de rezo”. Toda ella, dice, es severa y azul, tostada y seca. Cartagena es “precisa, y por ello misma, irreal y recóndita”. Y también, también esto otro, con su dolorosa belleza de prosa acertada – “Cartagena es un sufrimiento, un vivir en pena por ella, un melancólico enamoramiento. Se ama su sol y sus portales (…) Se ama todo esto, se lleva muy hondo, se muele entre los nervios y las vísceras, se vuelve zumo de nostalgia”. Cartagena, que tiene esa habilidad silenciosa y adormilada de esculpir una cierta experiencia de su paisaje y existencia, porque, escribe Rojas Herazo, “no conozco otro sitio donde las horas sean tan precisas, donde el aire y el tiempo y el polvo y los ramajes, varíen con tal intensidad, reclamen de nosotros tal atención de la sangre, tal expectativa del corazón, como en esta ciudad donde no ocurre nada”. Cartagena, señora embrujadora y caribeña; donde las horas son doradas bajo la resolana, donde se forja cierto ímpetu contra la inercia, donde se hunde el pensar bajo su belleza estancada, donde de presencia su karma inevitable, de donde deviene mi estampa caribeña, hecha de sabrosura y gracia, donde ancla mi escritura por las tardes.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *