Breve Historia de la Moda Parisina

by

CABEZOTE_BLOG-22MAR15

Contenido exclusivo para el blog de Naf Naf, Le Style Naf Naf.

Erase una vez un mundo donde el único reino de la moda se llamaba París. Era ese el grancorazón de donde salían las ropas que se elevaban por encima del vestir mortal. Ropas hechas a mano y a la medida, con pliegues de textiles bañados por la luz de la fantasía artesanal.

Siglo diecinueve. París entraba en los terrenos de la modernidad. Los ritmos cambiaban de compás. Los pintores tomaban nota de estos cambios en tiempo y velocidad, captaban con brochazos que parecían consecuencia de un temblor los movimientos de la ciudad. Tomaban nota de las mujeres que aparecían en el paisaje. Tomaban nota de su vestir. Registraban desde entonces a aquella figura femenina de gracia al vestir que se transforma y sobrevive: la parisina. Los pintores creían que el vestir era más que ornamento superficial; era un índice del alma y un símbolo del espíritu femenino.

Dos palabras sellaron el espíritu de París como corazón de moda: Alta Costura. La artesanía que nació allí. Que sobrevive aún allí, en atelieres que son testigos de manos que invierten horas en la fabricación de una pieza hecha a la medida de una mujer real. El primer rey de ese arte se llamó Charles Worth. El hombre que concentraba a las mujeres ricas de París en su espacio de humo y terciopelo; donde entre cortinas tomaba sus medidas y sembraba la idea de que un couturier es dueño de una visión, maestro de una disciplina que mezcla comercio con magia artística.

Entonces, la moda era un arte cerrado en ese reino único llamado París. Y brotaron los comandantes de ese reino, cuyas estampas resuenan en los archivos del estilo – Madame Vionnet, Jean Paquin, Paul Poiret, Coco Chanel, Christian Dior, Cristóbal Balenciaga. Era la época donde al otro lado del mar, los comerciantes norteamericanos compraban los bocetos de los grandes visionarios/modistos para producir y replicar. ¿Copiarse? Era normal. Hasta muy entrados los 60, Alta Costura y París eran los únicos términos que podían reflejar los movimientos de la moda real. Un hecho tan rotundamente distinto a nuestra realidad que hoy podría parecer ser increíble.

Que París haya sido ese único corazón de moda durante largos capítulos tiene que ver, sí, con su poderío histórico y cultural en el paisaje de Europa que entonces existía. Pero tiene que ver también con algunos elementos de naturaleza más sutil. Como que, por ejemplo, los franceses han sido el único pueblo en ver en la moda un asunto de seriedad. Precisamente porque la Alta Costura es, sobre todas las cosas, un tipo de artesanía. Y también porque la belleza es un asunto que trasciende las formas efímeras; la belleza, en Francia, es un asunto de utilidad, de sentirse vivo, de llevar una experiencia del mundo plena y integral.

También tiene que ver con el hecho de que para los franceses el ser se extiende a las cosas del mundo físico. El ser es también aquello de lo que alguien se rodee. De allí, tal vez, la insistencia francesa por explorar los significados de la belleza que hace que el alma se sienta más viva y palpite.

París es una ciudad, pero como escribe una teórica de moda, París también es una idea. Y a veces, un mito. Y todo mito es mitad realidad y mitad fantasía. En el de París persiste el fantasma veraz de que fue, durante siglos, el único reino de la moda legítima.

Leer más en: http://blog.nafnaf.com.co/content/breve-historia-de-la-moda-parisina

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *