Yves Saint Laurent

by

CABEZOTE_Yves-Saint-Laurent1FEB15

Contenido exclusivo para el blog de Naf Naf, Le Style Naf Naf.

En un mundo obsesionado con la moda, donde ésta circula como nunca antes en la inmediatez de la imagen digital, donde los ciclos son cada vez más vertiginosos y cortos, y donde reina una sobreabundancia de información, hay algunos nombres que con su mención nos conectan con algo más profundo de la moda y su historia. Son nombres que han sobrevivido los innumerables sacudones de la moda moderna y que nos conectan también con épocas donde ésta era el fruto de unos cuantos creadores absolutos.

En esos archivos de la historia, en el que debe asomar cualquier persona interesada en entender la moda actual, están nombres como el de Yves Saint Laurent. (Que como Balenciaga y Chanel desprenden un halo distinto y poderoso.)

Saint Laurent era el muchacho flaco y lánguido, con gafas de pasta que, nacido en la provincia de Algeria, llegó a París en los años 50, donde aterrizó como asistente de Christian Dior. Con la muerte súbita del maestro, llega la ascensión del nostálgico muchacho y asistente favorito del couturier. El éxito llega pronto. Y después, la ida obligatoria a la guerra. Saint Laurent, frágil y melancólico, no resiste los embates del conflicto. Abandona las filas y en 1961, con el apoyo de su compañero de vida y negocios Pierre Bergé nace Yves Saint Laurent Couture, en la rue Spontini de París.

Como tantos creadores brillantes de moda, Saint Laurent llevó el sello del provinciano ensoñador que en París materializa un sueño que trasciende su propia existencia. Cuando se sentó frente a múltiples flashes y periodistas en bello discurso de despedida, en 2002, el diseñador, carcomido ya por la tristeza, el exceso y la hipersensibilidad, habló también sobre su cercanía creativa con Chanel. Chanel, en palabras de Saint Laurent, liberó a la mujer, y él, diría, pudo liberar la moda.

Fue Saint Laurent quien, en 1962, le regaló a las mujeres el uso del pantalón. El estilo asertivamente chic de las francesas se basa también en su magnífica mezcla entre lo femenino y lo masculino. Y fue Saint Laurent quien evolucionó también los códigos de vestir de lo masculino de forma sensual y audazmente chic. Fue él quien sembró las semillas del traje de trabajo, el enterizo, los shorts, las gabardinas, la chaqueta tipo motociclista, la chaqueta safari y el tuxedo femenino.

Pero, además, Saint Laurent fue uno de los primeros hacedores de Alta Costura en lanzarse a las aguas del ready-to-wear, lo que años más tarde dominaría la moda. Se dejó seducir y empapar por las corrientes estudiantiles de París al final de los sesenta; su adoración por Marrakech impregnó su obra de pinceladas orientalistas y exóticas; fue uno de esos creadores que tuvo como convicción la alquimia y que podía extraer de África o de China corrientes estéticas para su chic parisino y francés. Su larga estancia fiestera, sus pasos por Studio 54.

Saint Laurent, además, tenía una particular fijación con Marcel Proust. Y tuvo, en el campo francés, una casa en la que cada habitación estaba inspirada en un personaje de ‘En Busca del tiempo perdido’. Sus obsesiones, su capacidad para crear usando las referencias más inesperadas, reflejan ese espíritu del creador de moda cuyo nombre sobrevive precisamente porque su obra va más allá de la ropa.

Saint Laurent era adorador de las mujeres. El vínculo con sus amigas más cercanas, Loulou de la Falaise y Betty Cantroux, cómplices y musas, refleja su vocación amorosa para vestir el cuerpo femenino. Para darle gracia, belleza, libertad, movimiento y elegancia. Sólo un hombre que conociera a profundidad a las mujeres podía lograr algo de este talante. Saint Laurent lo hizo. Así como también absorbió las pautas y los códigos de las épocas en que iba creando, embadurnando su ropa de una visión individual empapada también del Oriente y sus misterios, de la historia y el arte, de lo underground. En eso, Saint Laurent era, como los grandes creadores de moda, más un alquimista que un diseñador.

– Leer más en: http://blog.nafnaf.com.co/#sthash.8xgvq0wY.dpuf

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *