by

“Ningún individuo ha tenido un impacto tan profundo en la estética visual del mundo” como Coco Chanel, escribe Rhonda Garelick en esta última maravillosa biografía. Uno de mis temas de estudio más asiduos, #Chanel es un lente para entender, por ejemplo, a esa primer Mujer Moderna que en su realización de autonomía y posesión de si misma perdió la suavidad necesaria para completar una feminidad compuesta también por el amor. Lo extraordinario de Chanel también reside en su don para leer el espíritu de su época, vivirlo y convertirlo en una visión de vestir que, hoy, nos rodea de forma insospechada en incontables expresiones que nos parecen ordinarias y habituales (los vestiditos negros, las bailarinas, la joyería de fantasía, el lema de carey en las gafas de sol). En su capacidad para evocar la fuerza del modernismo, en el presente, las pautas estéticas de Chanel generan un encantamiento rotundo en las mujeres más distintas. Su filosofía, tan duradera y siempre viva, tiene el mismo efecto en nuestra psiquis cuando viene en forma de su exquisita cosmética. Todo aquello Chanel nos despierta una fascinación que pocos nombres, pocas estéticas y pocos símbolos logran tener. Esa fuerza de haber sido tan hija de su tiempo y de estar más allá del tiempo mismo es una de las cosas que personalmente adoro de la obra de Chanel. Bellos ítems de @larivieracol; y una reciente biografía que refleja cómo, a pesar de todos los libros, el tema sigue siendo relevante y vivo.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *