Fashion is a mirror

by

Fashion is a mirror.

Mi interés en escribir sobre moda comenzó con esta creencia, articulada de esta manera por Tim Blanks, en su análisis de moda del 2014 para Style.com. Un interés que comenzó en círculos académicos e intelectuales que descartaban la moda como un tema femenino y secundario. Desde antes, de niña y pre-adolescente , había desarrollado una conexión fascinada hacia como la música – esa gran cómplice en esos años – generaba ciertas estéticas; moldeadas por el tiempo y las épocas. Esa conexión incendió mi interés inicial. Mi perfil de historiadora, con maestría y carrera en periodismo, fortalecieron la idea de que una de las cosas más fascinantes de la #moda es su cualidad de espejo. Lo escribí muchas veces en muchos textos. En revistas y periódicos, en columnas y reflexiones. Como teórica de #moda especializada, confirmo con frecuencia que este pueda ser uno de mis aspectos favoritos de la moda y la estética en general – esa capacidad de ser índice externo de cosas más complejas como la atmósfera social y el paisaje cultural; como expresión también de los ideales de feminidad que va gestando cada época. Toda mi tesis, ‘The Digital Fashion Gaze’, tenía como gran base este elemento de temporalidad en la #moda: estudiando cómo las imágenes digitales reflejan el temperamento de la moda actual, cómo nos permiten verla y experimentarla. El espejo es uno de mis objetos favoritos, uno de los objetos más complejos en la experiencia de ser mujer y un objeto que nos recuerda algo que aplica para la moda también: si bien la superficie reflectora nos muestra una imagen de reflejo, esa imagen también es creada por quien la ve. La #moda no es solo reflejo quieto del tiempo, también es una fuerza que moldea las épocas y lo que se viven en ellas.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *