10 Lecturas de Moda (Sustanciosa)

by

libros-de-moda-top_0006_4-Seeing-Through-Clothes-Anne-Hollander


Una lectora  pidió que hiciera un top de libros de moda. Los libros no podían ser sólo compendios de fotos bonitas: muchos son reflejo de que la moda hace mucho dejó de ser excluida por los intelectuales. 

Vanessa Rosales

*Gracias especiales a Laura Medina por proponerme la idea de hacer esta lista.

Un top tiene la molesta connotación de que lo escogido es en teoría lo mejor del tema en cuestión. Por eso los tops son estrechos en sus alcances. En el mundo creativo, agotar las cosas en diez cosas es un acto que encuentro imposible. Pero también hay algo emocionante en estas listas. Hay algo en los ‘Top 10’ cuya juguetona curaduría nos ubica deliciosamente en lo directo y conciso.

Más que un top, la siguiente lista es una selección – nada fácil de curar – de algunos de los libros que han esculpido mi propia pluma y formación como escritora de moda y estilo. Pero estos libros son, además, el espejo de algo que me parece mucho más emocionante: que la intelectualidad, en las áreas más diversas e inesperadas, ha acogido la moda como tema de reflexión.

Cuando se abren las compuertas a lo que se ha producido en literatura de historia y teoría sobre moda en las últimas décadas, el efecto es realmente mágico. Es hermosamente asombroso ver cómo escritores, pensadores, académicos y estudiosos de todo tipo han usado la moda como musa para entender algo sobre la condición humana, la cultura, la historia, la sociedad.

Erase una vez, no hace mucho tiempo atrás, cuando la mención de la moda recibía comentarios burlones, gestos despectivos y una actitud general de desconfianza. Se trataba, dictaban los prejuicios, de un tema sensiblero, femenino, banal y frívolo. Yo misma tuve que defender la compatibilidad entre mi nivel intelectual con mi interés en la moda y el estilo. Lo hice cuando estudiaba Historia, en los Andes; cuando hacía una maestría en periodismo con el periódico La Nación, en la Argentina; cuando me sentaba en los comités editoriales de Arcadia; y muchas personas que me conocían pensaron que cuando mi pluma se volvió hacia la moda, estaba traicionado mi inteligencia.

Cuando trabajé en ciertas revistas, mi insistencia en el tema se les antojaba la expresión caprichosa de una mujercita más, irremediable e inexplicablemente interesada en un tema tan insignificante como el vestir. (Aún cuando la ropa es más importante que la desnudez para vivir en sociedad, ésta fue largamente percibida como superflua).

Aunque cubrí un amplio abanico de quehaceres en el mundo de la moda editorial – fui editora, hice guías de compras, producciones, resumí cosméticos y perfumes, escribí perfiles de mujeres influyentes y diseñadores, me volví columnista, asesoré mujeres, hice de compradora personal, lancé una página, fui crítica de pasarelas, firmé en muchas revistas – mi intención, desde 2006, era escribir sobre moda y estilo con una profundidad distinta. En 2004 intenté hacer una tesis, en Historia, sobre la evolución de la estética en la juventud bogotana, desde 1985 a 2005. El intento fue fallido.

Casi diez años después, sentada en una de esas largas jornadas de biblioteca en Parsons, descubrí que una socióloga británica llamada Sophie Woodward había hecho algo similar en las calles de Londres en 2006. En ese entonces, sin embargo, nadie me había dicho que existía Fashion Studies, o Valerie Steele y Elizabeth Wilson, Caroline Evans o Rebecca Arnold. Desde hace varias décadas ya, la academia había acogido la moda como un tema de estudio. Años después, tuve la oportunidad extraordinaria y bendecida de formarme en esa disciplina y de evolucionar como escritora en esa dirección a la que me había guiado apenas el instinto.

La literatura que se ha producido es realmente impresionante. Perdí el aliento muchas veces en Parsons con las asignaciones que tenía. Leer sobre el cuerpo y la moda; sobre Paul Poiret; sobre cómo Charles Worth vestía a Sarah Bernhard en su Alta Costura en momentos estratégicos; sobre cómo la sociología ve la moda; descubrir que Virginia Woolfe escribió un cuento sobre lo mal que se puede sentir una mujer con el vestido equivocado; leer teoría feminista y ver Los Caballeros las prefieren rubias desde la perspectiva de Laura Mulvey; leer sobre moda y género; sobre lo que significa la subcultura; sobre la relación entre moda y posmodernismo; dedicar todo un semestre a un estudio independiente de Chanel. Aluciné al encontrar lo que hasta entonces había sido una lucha librada desde el instinto.

Que la moda esté hoy en la academia, que la literatura sea abundante, que hayan exhibiciones fantásticas de moda en los museos, que existen publicaciones pensantes, todo eso significa para mí algo más: que lo femenino tiene también un lugar inédito en el mundo en el que vivimos. Porque la moda se ha asociado casi siempre a las mujeres explica también que se haya despreciado durante tanto tiempo.

Que exista la moda como campo académico y que una mujer como yo pueda avanzar su pluma mezclando la historia y la teoría con los temas del presente es una poderosa reivindicación del lugar que tenemos hoy las mujeres en el universo. Y es un reflejo de que, como siempre quise demostrar, la moda y la estética, con toda su aparente superficie, puede ser un canal para reflexionar sobre cosas más hondas e intangibles.

Estos libros son la prueba de que esta es una de las épocas más emocionantes, para la moda y para las mujeres por igual.

 

11. Adorned in Dreams: Fashion and Modernity – Elizabeth Wilson

En los años 80, luego de que el feminismo llevara años atacando la moda como una fuerza que oprimía a las mujeres, emergió una pluma extraordinaria como la de Elizabeth Wilson quien, junto con otras feministas posmodernas, retó ese dogmatismo, rehabilitando las fuerzas empoderadoras, positivas y deleitables de la moda para las mujeres. Uno de sus inolvidables argumentos: que la moda, que permite juego, mascarada, reinvención, que permite que una mujer sea muchas en una sola, tiene más fuerza de subversión que de opresión. ¿Desde cuándo – cuestionó Wilson – debe el adorno tener función? En su inutilidad radica uno de sus grandes placeres.

[line]

22. Cleopatra´s Nose – Judith Thurman

Tuve la oportunidad de entrevistar a Judith Thurman para Arcadia, en 2010, y de compartir con ella en Nueva York un tiempo después. Posee una de las plumas más prolíficas que he conocido. No todos los ensayos de este libro son sobre moda y estilo; pero los que sí lo son – como el de Balenciaga, el de Yves Saint Laurent, el de Elsa Schiaparelli, el de la Nueva Mujer en el siglo XIX en Francia, y el de Rei Kawakubo, por ejemplo – roban el aliento por su capacidad para usar la ropa y el vestir como senderos hacia temas donde abunda la filosofía y lo poético.

[line]

33. Fashion – Christopher Breward

Un maravilloso e impresionante recuento de 150 años de historia de moda. Dandies, flappers, punks; moda y cine; moda y revistas; un bello e introductorio recorrido. Para escribir sobre moda, es fundamental conocer su historia.

[line]

44. Seeing Through Clothes – Anne Hollander

Este precioso y extenso libro es de una de las plumas más maravillosas que he encontrado: la recién fallecida Anne Hollander. Una historiadora de moda y arte que, decían, siempre estaba en tacones y que recomendaba tener espejos multidimensionales para mirarse bien antes de salir de casa. Sus ideas en la introducción y en el quinto capítulo inspiraron mi tesis en Fashion Studies. Su mirada de la moda surgió en un momento en que pocos académicos creían en su validez.

[line]

55. Sex and Suits – Anne Hollander

¿Se han dado cuenta que el traje es una prenda que sirve a un hombre para desayunar, ir todo el día al trabajo, asistir a una reunión, una cena romántica, un funeral y que es la prenda que usa también para casarse? El traje, además, está casi intacto hace unos doscientos años. ¿Tenemos las mujeres algo remotamente similar en nuestro acervo de posibilidades? Este libro explica cómo el vestuario femenino, mucho más libre que el de los hombres, acogió algunos principios del traje para neutralizar la sexualidad femenina.

[line]

66. Rise of Fashion: A Reader – Daniel Leonhard Purdy

A pesar de que sólo hasta hace muy poco se comienza a estimar la moda como tema de estudio válido, desde hace mucho tiempo que se escribe sobre ella. En este libro, aquello que han escrito pensadores como Goethe, Mallarmé, Baudelaire, Simone de Beauvoir, George Simmel, Veblen, Walter Benjamin, Voltaire. Una extraordinaria compilación para entender la moda como fenómeno moderno.

 [line]

77. Sexing La Mode: Gender, Fashion and Commercial Culture in Old Regime France – Jennifer M. Jones

Adoro este libro. Ilumina de dónde proviene la asociación casi por reflejo que existe entre la moda y lo femenino. Todo siempre tiene una explicación histórica. Uno de los capítulos recuenta cómo, en Francia, en el siglo XVIII, se forjó la idea de que la moda como algo para mujeres. Mientras los hombres salían a la oficina y las mujeres se quedaban en el mundo doméstico, éstas se convertían en adorno y en ejes del consumo capitalista. La prensa, la cultura de consumo, los cambios sociales, todos hicieron que un tema que antes se repartía entre ambos sexos se transformara en un tema femenino de forma casi exclusiva.

[line]

88. Undressing Cinema: Clothing and Identity in the Movies – Stella Bruzzi

Una de las relaciones más interesantes y hechizantes es la que existe entre la moda y el cine. Desde los gángsters en Goodfellas, hasta la figura siempre chic y vestida por Givenchy de Audrey Hepburn, Stella Bruzzi, célebre téorica del tema, explora cómo el vestuario es un gran símbolo de identidad en las narrativas fílmicas.

[line]

99. Subculture: The Meaning of Style – Dick Hebdige

De lugares tan inesperados como la teoría marxista y el estructuralismo francés, Dick Hebdige extrae modelos para leer esas enigmáticas y siempre fascinantes subculturas de la posguerra como el punk, los skinheads, los mods. Es increíble ver cómo Hebdige demuestra la capacidad que tenían estos nichos para usar símbolos y combinar la música, con la ropa y otras experiencias estéticas. Lo maravilloso en sus teorías también es cómo revela las contradicciones inevitables de subculturas como estas.
[line]

1010. Chic Thrills: A Reader – Editado por Elizabeth Wilson y Juliet Ash

Para una persona que, como a mí, le interese el tiempo, siempre es fascinante leer sobre moda y posmodernismo. Mi ensayo favorito en este libro es el de Valerie Steele sobre la gran Coco Chanel.

[line]

2 Responses
  • Vanessa saladen
    December 9, 2014

    Vane hola como siempre fielmente leyéndote. Teniendo en cuenta esta maravillosa lista de libros, seria bueno que hicieras una en español. Espero la tengas en cuenta, besos

  • yajahira castro cardenas
    August 11, 2016

    Este espacio en particular, de mostrar la lista de los libros que más lees me parece una oportunidad enriquecedora para aquellas, que en estos momentos estamos descubriendo una moda enigmática y que no solo se trata de lo controversial y banal sino de centrarse en la teoría que la acompaña. Gracias por hacerlo.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *