by

Screen Shot 2014-11-28 at 5.45.30 PM

Cuando la mirada reflexiva recorre otros paisajes de estilo, cuando observa tipos de feminidad distintas, observa que el mundo estético de hoy es como un péndulo: un gran movimiento entre querer ser un individuo y la inevitable uniformidad del estilo de hoy. La #moda, según un sociólogo, tiene en su corazón la contradicción. Quien la sigue tiene siempre el impulso de querer pertenecer y de querer distinguirse. El uso de ciertos códigos declara al mundo que somos partícipes activos de los pálpitos frescos de la moda. Pero la expresión de elementos inesperados, imperfectos, díscolos, nos marcan distintos; trazan nuestros bordes como individuos. Después de observar mujeres – cómo se llevan y visten – en París, Moscú, St. Petersburgo, Varsovia, Cracovia, Budapest, Praga y Madrid, la mirada observa el uniforme sistemático al que hemos cedido las mujeres de hoy en un paisaje global donde la moda rápida nos hace similares en los lugares más distintos. Las pizcas de identidad local que surgen de manera inevitable en cada lugar – pues la moda, aún en su versión más uniforme y global, depende, no se puede olvidar, de los tipos de cuerpo que la llevan, de las prácticas sociales que incentivan las dinámicas de una ciudad, de elementos tan primordiales como el clima – impulsan a la misma mente reflexiva a lanzar preguntas sobre la moda, el estilo y la feminidad de su propio lugar de origen. Cómo entender nuestra herencia colombiana y latina como pilares de la identidad de nuestra estética femenina? Cómo hacer que avance nuestra moda periférica y local sin perdernos en el espejismo de la emulación excesiva? Cómo comercializar nuestra identidad de diseño a través de los ideales femeninos que nos caracterizan? Cómo aceptar lo que somos sin perder de vista nuestra estética mulata y desraizada, motivada por lo extranjero y anclada sin salida en los contornos de lo local? Colombia, su moda, su estilo y su feminidad, atraviesa una coyuntura especial, donde las preguntas despuntan a partir de una búsqueda por mirar hondo en nuestra cultura y herencia – y a partir de allí acoger lo que somos. Encontrar, en la estética y lo femenino, una forma de entendernos y construirnos como país.

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *