VANGUARD REPORTA BUEN GUSTO CON ÉXITO

by

09

Como árbitro de estilo, VANGUARD inicia un recorrido por una de las tiendas de cadena más importantes del país.  El objetivo: demostrar que sí es posible vestirse bien sin gastar altas sumas de dinero. El buen gusto con moderado presupuesto es realista. Moda sofisticada a precios asequibles. 

Vanessa Rosales

El Éxito de la 134 con novena, en Bogotá, suele ser destino acertado para buscadores de víveres y objetos de casa. Rara vez se estimará como un lugar donde buscar – y encontrar – moda. Cierto es que la cadena ha hecho sus aproximaciones al terreno del buen vestir: colaboraciones con diseñadores de renombre como Silvia Tcherassi, Hernán Zajar y Judy Hazbún; la más reciente y memorable siendo la punzante y vanguardista contribución de Esteban Cortázar.

Hoy, la línea femenina Arkitect refleja los esfuerzos por ofrecer creaciones de ropa ‘conceptuales, trendy y sofisticadas’. No obstante, los empedernidos de la moda no pensarán, en primera instancia, en que el estilo encumbrado pueda coincidir con la oferta de un lugar que comparte el espacio con lácteos, herramientas y útiles de cocina. Pero la voluntad de Éxito por entregar diseño más sofisticado ha cosechado sus frutos. Y las sorpresas son gratificantes.

Gratamente sorprendente resulta encontrar un repertorio amplio de piezas versátiles y globales. En moda hay que saber mirar. Aguzar el ojo. Ver más allá de lo evidente. Especialmente en un lugar así, cargado de información. La experiencia de compra aquí es una aventura y también un reto. Hay que recorrerlo con la consciencia de que el estilismo es todo. Una prenda cobra un significado radicalmente distinto según cómo se use. Puede ser una prenda simple o económica, pero el estilismo se encargará de hacerla ver vanguardista o sofisticada.

Esto es exactamente lo que sucede en mi cacería por el Éxito de la 134 con novena. Hay piezas poderosamente sintonizadas con las tendencias globales, también prendas atemporales y muchas opciones que, bien conjugadas, pueden consolidar looks refinados. Un top de estampado caleidoscópico evoca la gran tendencia mundial de los estampados digitales. Hay blusas fluidas y de cortes estilizados que aportarían frescura y modernidad a un pantalón pitillo o a una falda interesante.

Puedo imaginarme un vestido azul, sin mangas, de cremalleras y aspecto utilitario, estilizado como un chaleco, combinado con pantalones pitillo o un vestidito tipo túnica blanco. Es fácil proyectar un top largo, tejido, de color berenjena con unos pantalones de cuero y zapatos de impacto. Hay jeans de tonos pasteles, en verde menta y rosa blush, dos de los colores primordiales de la primavera/verano 2012. Los pasteles, además, seguirán reinando el otoño venidero y lo cierto es que, hoy, nada ‘pasa’ de moda; cualquier cosa puede lucir relevante según cómo se combine.

La mirada aguda también encuentra zapatos apetecibles: sandalias nude – halagadoras y obligadas a la hora de estilizar las piernas -; bailarinas chic y tonos trendy en sandalias de pitón. Un top en blanco y negro, con cuello tipo Peter Pan recuerda a Alexa Chung; hay chaquetas de cuero para un efecto cool instantáneo, así como camisas blancas y negras con transparencias para agregar lujosa vanguardia. Y todo, absolutamente todo está por debajo de los 100.000 pesos. Algo que, rara vez, sucede en Colombia.

Si bien es cierto que el estilo se basa, como dice Scott Schumann, en la comunicación, y no en si la ropa luce o no cara, en Colombia, las ofertas siguen siendo limitadas. La llegada de grandes tiendas internacionales ha expandido significativamente las opciones, teniendo un impacto sobre la estética callejera en general. Sin embargo, conseguir piezas chic por debajo de los 100.000 pesos es casi una travesía. Los grandes países conocen, desde hace años ya, el concepto de chic for cheap. Ese concepto es, precisamente, el propósito de estas editoriales que inician Éxito y VANGUARD: ofrecer a la mujer colombiana la posibilidad de vestirse con gusto a precios realmente asequibles.

VANGUARD nació, sobre todas las cosas, para convencer a las mujeres colombianas de que vestirse bien no significa hacer una afirmación sexual. También para convencerlas de que el buen gusto es posible aún cuando no se tienen cifras desorbitadas de dinero para gastar. Luego de haber andado un sendero caracterizado por una voz crítica y controversial, VANGUARD inicia una etapa de propuestas y enseñanza. Este es el primer resultado.

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *