Momentos de Cine y Moda

by

CABEZOTE_Momentos-de-Cine-y-Moda_13SEPT14

Contenido exclusivo para el blog de Naf Naf, Le Style Naf Naf.

Las seguidoras dedicadas de la moda saben que ‘moda’ va más allá de la ropa. Que la moda implica el acto de vestirse pero también la acción de mirar. Vestirse bellamente es uno de los anhelos profundos de toda seguidora de moda, pero ver imágenes con mujeres exquisitamente vestidas también es parte de la relación que tenemos las mujeres con la moda. Además de brindarnos estilos para vestirnos, la moda también es un lenguaje hecho de imágenes.

Cuando nos vestimos nos convertimos en una imagen. Cuando miramos imágenes entramos en el dominio de lo que es considerado moda en el momento en que vivimos. Y toda época tiene un sistema de imágenes particular que ofrece lo que se venera como moda actual.

Hoy, deslizamos nuestros dedos en pantallas planas y en manera de instantes vemos – así sea a medias – lo que está sucediendo en New York Fashion Week. Podemos ver pasarelas en vivo sentadas frente a nuestros computadores desde cualquier lugar. Miramos blogs a nuestro antojo, en nuestros momentos libres o a lo largo del día. Instagram nos empapa de los acontecimientos de la moda actual con pequeñas fotografías cuadradas que relatan, sin hilo narrativo, lo que es moda para muchas personas y en muchísimas partes.

Pero erase una vez cuando las mujeres iban a cine para enterarse de lo que era moda. Cuando tenían que esperar al estreno de un gran film y sentarse a oscuras en un teatro para ver cuáles eran los lineamientos estilísticos del momento.

Las estrellas cinematográficas, esas grandes sirenas de la pantalla grande, pertenecían al puñado privilegiado de mujeres que usaban lo que era moda elevada. En pantalla iban vestidas por grandes vestuaristas como Edith Head y Gilbert Adrian. Y esos instantes inolvidables de moda eran copiados frenéticamente por tienda masivas y por millares de mujeres que emulaban lo que una icónica sirena usaba.

Aquellos instantes podían incluir a Joan Crawford con siluetas afiladas y columnas sensuales con brillo; Katharine Hepburn aparecía ultra-femenina con vestidos extraordinarios o imponiendo su estilo de pantalones deportivos. Marlene Dietrich marcaba pautas con elementos masculinos que quedaban tatuados en la imaginación popular cuando, por fuera de las películas, era retratada con looks de alguno de sus personajes. Cuando hubo color, inolvidable Marilyn Monroe en magenta y diamantes. Como las películas fueron durante mucho tiempo en blanco y negro, se usaba brillo excesivo, materias satinadas y mucho lamé para destacar el vestuario entre los grises de la pantalla.

Estas imágenes en movimiento eran lo que son hoy para nosotras las instantáneas digitales. Hacían a las mujeres de entonces soñar con magníficos vestidos. Se volvieron, además, una forma de hacer publicidad de moda gracias al alcance masivo que tenía en aquel entonces una película.

Y hay algo más. El estilo de ropa en una película tiene el poder de ser un índice de la época. En los 50, las películas de Hitchcock estaban llenos de rubias vestidas con la silueta duradera de Christian Dior. En los 60, Catherine Denueve escandalizó vestida totalmente chic por Yves Saint Laurent. Cuando Madonna apareció, junto a Roxana Arquette, a mediados de los 80 en una película sobre una gran amistad femenina, el estilo se regó como pólvora entre las jovencitas de esa generación. ‘Clueless’ marcó los estilos noventeros de una generación que acogía a Calvin Klein, los cuadros del grunge y el eclecticismo.

La moda, además, tiene otro gran efecto en una película: ayuda a contar, con efectos visuales, cosas sobre el un personaje específico. En los 40, si era una malvada femme fatale iba de negro y labios carmesí, si era buena e inocente llevaba cuellos con aire colegial. La ropa puede ser una forma de fortalecer la narrativa de una película. Por eso, en ‘Grease’, Sandy aparece al final vestida de pantalones pitillo, labios rojos y cuero rudo, para mostrar su transformación de chica ingenua a mujer feroz. En ‘The Devil Wears Prada’, Andy materializa su adhesión al credo de la moda cuando se transforma de mujer mal vestida a luminaria de estilo envuelta en Chanel.

La moda y sus grandes momentos en el cine nos recuerdan que las mujeres somos adoradoras de la belleza visual. Que adoramos vestirnos bien pero también mirar a otras mujeres bella y extraordinariamente vestidas.

– Leer más: http://blog.nafnaf.com.co/content/momentos-de-cine-y-moda#sthash.hlh3D7Q2.dpuf

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *