MAYA: EL ESTILO POSMODERNO

by

maya

La mujer detrás de Salomón Azulu posee la refinada dureza del estilo neoyorquino, con una estampa que oscila también entre lo vintage y el rock n roll. Pero su mayor ímpetu estilístico está en su libertad de espíritu y en una deslumbrante feminidad posmoderna donde todo brilla.

Vanessa Rosales

Toda mujer debería aspirar a ser fabulosa. En su definición más literal, la palabra ‘fabulosa’ significa ‘extraordinaria’ y eso es, exactamente, lo que se espera que sean las mujeres hoy. Lanzadas a un extenso repertorio de terrenos, las mujeres deben dominar el arte de la simultaneidad. Poseer belleza, alcanzar éxitos laborales, balancear los malabares del matrimonio o la pareja, armonizar todo con las posibilidades de la maternidad, ser virtuosas en múltiples dimensiones, consolidar la preciosidad de la casa, ser y sentirse sexy, amar, esculpir tiempos de soledad y de fiesta, mantenerse prácticas y tener estilo. Todo al tiempo. Po eso, ‘fabulosa’ es la palabra que viene a la mente cuando se trata de definir a Maya Memovic.

Una aparición visual, Maya es una rubia alta, pálida, espigada, de pelo voluminoso y piernas largas. Su tipo de cuerpo suscita la sospecha inicial de que ha pasado por el mundo de modelaje. Un trabajo que hizo a lo largo de su adolescencia, que le concedió una independencia precoz y que la llevó a Europa, a caminar ropa deslumbrante en pasarelas como Gaultier y Chanel.

Dispuesta a lo camaleónico y hábil para el eclecticismo, Maya ha tenido el pelo tan negro como rojo, puede expresar vehemencia por Guns n’ Roses tanto por el hip hop. En una conversación aleatoria, sus anécdotas incluirán a Kanye West y Stella McCartney, un espacioso apartamento en el Soho de Nueva York, la comercialización de su línea de ropa en Barney’s y la historia de amor con Alex, su esposo colombiano, a quien conoció cuando ambos acampaban laboralmente en Ralph Lauren. En los últimos cinco años, Maya ha transferido su vida a Colombia, ha abanderado un proceso de transformación en Salomón Azulu y se ha convertido en madre de dos niñas.

He visto a Maya con jeans en tono violeta, una t-shirt oscura y deslavada. Con botas negras sobre la rodilla, blazer estructurado de Helmut Lang y bolso clásico de Chanel. También con jeans negros, tipo skinny, botas utilitarias y un abrigo vintage en verde esmeralda. También con falda de tweed, una parka militar, bufanda roja y abultada. Con jeans negros y una camisa sedosa, flotante, blanca, de lunares negros y grandes. Recientemente con un vestidito negro, con un drapeado lateral, de Prada, combinado con medias oscuras, botas pesadas y un bello abrigo azul profundo, de mangas redondas y cortas, Calvin Klein. También con múltiples ensambles desenfadados, chaquetas de cuero atemporales y luciendo prendas de las colecciones de Azulu. Maya tiene esa mística de las chicas del downtown de Nueva York, dueña de una gracia que emana pulcritud y al tiempo un edge, una dureza que sincretiza el allure femenino con la capacidad de verse cool sin esfuerzo.

Aún cuando Bogotá, en su omnipresente clima otoñal, permita prendas que representen estilo, la ciudad es hostil al vestir dramático. No es una ciudad invitante, no es provocativa. De allí que muchas chicas opten por dejar colgar en sus armarios prendas deslumbrantes o que aterricen el tono de sus ensambles con frecuencia. Maya se ha adaptado a este espíritu. Pero aún en la simpleza desenfadada de su cotidianidad, los destellos del estilo personal se expresan con contundencia. Lo más sorpresivo de ella es la extraordinaria capacidad que tiene para fluir con las realidades de una feminidad posmoderna demandante. Eso y su libertad de espíritu. Es la gracia, la forma cómo se lleva a sí misma, en una libertad individual que es dulce y que está cargada de auto posesión lo que deslumbra de Maya. Su autoconfianza está hecha de una soltura exuberante, casi inconsciente, donde prima una fuerza interior que la dota de su estilo sin esfuerzo.

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *