BEING BOXY: LA NUEVA SILUETA DE LA MODA IMÁGENES

by

being-boxy

No importa cuántas tendencias aparezcan sobre las grandes pasarelas, siempre hay un look específico que define el espíritu del momento. Tanto para primavera como para otoño 2012, el elemento clave es una chaqueta o un top boxy. Proporciones, volumen y ‘arquitectura flotante’. Reporte de tendencia.

Vanessa Rosales

Fue Balenciaga, en septiembre de 2011 – durante los shows de primavera/verano 2012- la encargada de presagiar la silueta. En la pasarela de París de entonces aparecieron unas deslumbrantes construcciones, robaban el aliento y tenían tanto de atletismo – una de las grandes tendencias para la primavera – como de Alta Costura retro. Nicolas Ghesquiére, el intérprete de Cristóbal Balenciaga, hurgó fervorosamente en la historia que le precede, escrutó la habilidad conceptual del modisto fundador y llevó los fundamentos de la casa a una posmodernidad inusitada.

Ghésquiere dijo a Vogue: “Me inspiró una influencia utilitaria. Lo que me hizo click fue el tema marinero y el volumen: la idea de una arquitectura flotante”. La colección reflejaba una labor de ingeniería tan sofisticada como la de la Alta Costura, pero en un formato jovial, deportivo y futurista. Según Hamish Bowles, Ghésquiere tradujo los volúmenes boxy del mismo Balenciaga a chaquetas hechas de pedazos geométricos y telas duras, típicas del haute couture de los 60.

Esa forma, que Balenciaga expuso con shorts cortos, es una de líneas angulares, cortes suaves con formas cuadradas y se presenta con una cierta redondez escultural en las mangas. Es la forma que derivó en múltiples versiones sobre las pasarelas de otoño/invierno 2012 que recién terminaron en Nueva York, Londres, Milán y París. Es una silueta que refleja, además, el retorno de la clásica Alta Costura en la moda del presente.

Más allá de ser una mera tendencia, la silueta boxy es el look de hoy, el método para lucir relevante, sintonizada con nuestra época. Lo ideal es complementarla con unos pantalones tipo cigarrillo o una falda pitillo: piezas ajustadas que exacerben feminidad y balanceen el contorno ‘arquitectónico’ de la parte superior. Sin duda, una de las adquisiciones obligadas para estos tiempos.

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *